domingo, 29 de mayo de 2011

La Responsabilidad Innegable de la SEC ante las Víctimas de Stanford

Caracas, VENEZUELA. 29 de mayo, 2.011. La Coalición Víctimas de Stanford América Latina (“COVISAL”), creada por la necesidad de defender los derechos de las víctimas “no estadounidenses”; elevó su voz de protesta ante la pretensión de la justicia norteamericana de dejar impune la conducta maliciosa de la U.S. Securities and Exchange Commission (“SEC”) en el Caso Stanford, amparándose en la arcaica Doctrina de Inmunidad Soberana, incrustada en la jurisprudencia de los Estados Unidos.

Según consta en la Moción para Desestimar la Demanda presentada bajo la Federal Tort Claims Act (“FTCA”) por Robert Dartez, LLC ET. AL. (ciudadanos estadounidenses víctimas de Stanford) contra los Estados Unidos de América; el equipo de abogados del Departamento de Justicia (“DOJ”) afirmó: “La FTCA es una dispensa limitada de inmunidad garantizada por el Estado que debe ser interpretada estrictamente a favor de los Estados Unidos”.

Según Jaime R. Escalona, fundador y líder de COVISAL: “Este argumento es trascendental para los inversionistas del mundo entero, quienes creen tener protegidas sus inversiones por las agencias reguladoras norteamericanas. En nuestro caso esto significa que ninguna víctima de Stanford puede demandar a la SEC, sin el consentimiento del propio Gobierno de los Estados Unidos”.

“Demanda Robert Dartez, LLC ET. AL. versus los Estados Unidos de América” – Caso No. 3:11-cv-00602-L . Documento 1. Registrado el 24/03/2.011:
http://es.scribd.com/doc/51537025/Stanford-Investors-v-USA

“Moción para Desestimar y Reporte de Soporte de los Estados Unidos de América” – Demanda Robert Dartez, LLC ET. AL. versus los Estados Unidos de América – Caso No. 3:11-cv-00602-L. Documento 10. Registrado el 07/04/2.011:
http://es.scribd.com/doc/52611938/DartezvUSA-MotiontoDismiss

En este sentido Escalona agregó: “El 26 de mayo le manifesté por escrito a los Directivos de la SEC y a un grupo de Legisladores del Congreso de los Estados Unidos, mi vergüenza como ciudadano norteamericano ante la falta de honestidad, integridad, imparcialidad y mala conducta de funcionarios de alto rango del Gobierno; que por más de una década permitieron el crecimiento vertiginoso del fraude piramidal perpetrado por R. Allen Stanford”.

Para leer el modelo de estas cartas, usted puede acceder a los siguientes links:
En español: http://es.scribd.com/doc/56489340/
En inglés: http://es.scribd.com/doc/56489179/

COVISAL fundamentó su protesta en la impactante declaración de la Sra. Julie Preuitt. El pasado 13 de mayo, en la Audiencia celebrada en el Subcomité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes sobre la Supervisión e Investigaciones, la Sra. Preuitt encargada en 1.997 del Programa de Examinaciones de Casas de Bolsa de la Oficina Regional de La SEC en Fort Worth, Texas; explicó cómo la SEC incurrió en negligencia maliciosa (gross negligence) al desestimar “las banderas rojas” que aparecieron en las examinaciones realizadas a Stanford en los años 1.997, 1.998, 2.002 y 2.004 y al no investigar las denuncias que advertían el crecimiento de un esquema Ponzi.

La Sra. Preuitt en la Audiencia, terminó su testimonio expresando: “Mientras servía con honor e integridad, yo pagué un alto precio por quejarme. Creo que mi traslado a una nueva posición, donde fui excluida e ignorada, fue un intento para sacarme de la SEC”.

Ante este monstruoso panorama, COVISAL se pregunta: “¿Cómo puede la anticuada, ilógica y legalmente inexcusable Inmunidad Gubernamental aplastar los Cánones de Ética, exigidos al personal de la SEC en el cumplimiento de su trabajo? ¿Es justo que ante la negligencia maliciosa de un malhechor gubernamental, a un inocente ahorrista se le niegue su “día en la Corte”? ¿Son acaso los malhechores de la SEC una clase privilegiada libre de responsabilidad por los daños causados a miles de inocentes familias que son hoy víctimas de Stanford?

¿Por qué las víctimas “no estadounidenses”, en su mayoría inocentes ancianos latinoamericanos de modestos recursos, que conforman el 84.34% del total de las víctimas de Stanford, jamás han sido oídas en las audiencias? ¿No es esto exclusión? ¿Es que las fallas maliciosas de la SEC solamente afectaron a las víctimas estadounidenses?”

Finalmente Escalona concluyó: “COVISAL le ruega al Gobierno de los Estados Unidos que acepte su responsabilidad por todas las víctimas (estadounidenses y extranjeras) y en consecuencia ordene la diligencia debida para que sin más dilación sean substancialmente consolidadas las entidades de Stanford para una liquidación de la Securities Investor Protection Act (“SIPA”); de manera que todas las víctimas, clientes o no del Stanford Group Company (“SGC”), en igualdad de condiciones puedan recibir un alivio económico de la Securites Investor Protection Corporation (“SIPC”)”.

Contacto:
Jaime R. Escalona
http://es.scribd.com/doc/50019871/
Twitter: @COVISAL
jaenrodes@gmail.com
victimasdestanford@gmail.com
Caracas: (58 412) 617 2438 (58 414) 377 5898

4 comentarios:

  1. Siempre que puedo consulto a la red para saber de los avances del caso, con la esperanza de que podamos recuperar algo de nuestros ahorros. Hoy veo que todo terminó, comentarlo sería redundante. Por otra parte, VANTIS la interventora de los activos de Stanford en Antigua quebró, quedando solamente el interventor norteamericano "trabajando en el caso", me supongo que este señor repartirá lo poco que quede solamente entre los clientes estadounidenses.

    ResponderEliminar
  2. Yo todavia no entiendo porque los que invirtieron en Antigua quieren proteccion de la SEC. Antigua es y era una pobre jurisdiccion. Los venezolanos que invirtieron alla, sabian que no estaban invirtiendo en USA, donde las tasas era mucho mas bajas. El dinero iba por Canada a Antigua, la SEC no tenia nada que ver.

    El que invierte hoy en dia en Antigua, St. Lucia, Montserrat y todas esas islitas piratas no puede esperar menos. La SEC pifio, pero tambien pifio la CNV venezolana y la Superintendencia de Bancos que permitieron a Stanford tener un tinglado aqui para estafar a los venezolanos, pero nadie los demanda, incluso el Superintendente es el mismo Behrens, que le permitio a Stanford montar el Stanford Bank de aqui. Bocaranda tambien lo denucio muchas veces, diceindo que vendian eso ilegalmente en Veneuzlea y mucha gente custionaba su veracidad.

    En fin, la avaricia rompio el saco y ahora queiern que cualquiera los salve de su irresponsabilidad. recuerden en USA hubo una crisis bancaria antes de que quebrara Stanford, eso en si msimo les ha debido dar una segnal de alarma, si Citibank podia quebrar, imaginate un banquito peorro, regulado por unos tipos en camisas de colores floridas.

    ResponderEliminar
  3. Entre los cliente gringos, no, entre los abogados.

    ResponderEliminar
  4. Al lector que el 30 de mayo opinó sobre el Fraude Stanford: “La avaricia rompió el saco y quieren que cualquiera los salve de su irresponsabilidad”, me permito con todo respeto como víctima, aclararle lo siguiente:

    1) El dinero captado por la venta ficticia de los certificados de depósito (“CDs”) fue utilizado por Stanford para alimentar desde los Estados Unidos, su esquema Ponzi y financiar su extravagante estilo de vida.

    2) Según la Contadora Forense, Sra. Karyl Van Tassel, contratada por el Síndico de los Estados Unidos; el dinero obtenido por la venta de los CDs a nivel mundial, nunca fue depositado en Antigua. La mayoría de este dinero fue colocado en Bancos norteamericanos, regulados por la FDIC.

    3) El Stanford International Bank Limited (“SIBL”) de Antigua fue sólo una fachada. Las operaciones del SIBL fueron dirigidas y controladas desde los Estados Unidos, por las mismas personas que dirigían y controlaban todas las empresas de Stanford, incluyendo el Stanford Group Company (“SGC”), Casa de Bolsa registrada en la SEC y miembro de FINRA.

    4) Entonces, me permito preguntarle:
    ¿Cómo la SEC puede evadir su responsabilidad, si le permitió a Stanford hacer una oferta pública de los CDs, utilizando los logotipos del SIPC y FINRA en su material de mercadeo; si las examinaciones de la SEC en 1.997, 1.998, 2.002 y 2.004 advirtieron el crecimiento vertiginoso de un esquema Ponzi? ¿Por qué la SEC no investigó las innumerables denuncias?

    Estimado lector le ruego, antes de desinformar y causarles más angustia a inocentes ancianos que perdieron sus ahorros, por favor documéntese. Me permito sugerirle que comience por el estudio de la “Declaración Jurada de Karyl Van Tassel” – Caso No. 3:09-cv-00721-N Documento 10-2. Registrado el 11/05/2.009:
    http://www.stanfordfinancialreceivership.com/documents/05.pdf

    Gracias por su atención.

    ResponderEliminar