lunes, 27 de septiembre de 2010

Si la CVG emite bonos serán tipo "basura", o más bien, "chatarra"

VenePirámides
Los requerimientos voraces de recursos financieros del Ejecutivo Nacional no pueden ser satisfechos por las emisiones de bonos de la República y PDVSA, en razón de lo cual buscan afanosamente otros vehículos para contratar empréstitos. La CVG reaparece periódicamente como el conglomerado de las industrias básicas que, por la dimensión de sus operaciones, podría prestarse a estos fines. El problema, sin embargo, es que la situación crítica de sus componentes industriales es tal que un endeudamiento de USD 6 billones para refaccionarlas podría resultar insuficiente.

Leonardo Calderón, director laboral de Venalum, aseguró que el deterioro de las empresas básicas ­que se debe no a la crisis financiera global o el racionamiento eléctrico, sino a la mala gestión gubernamental­ es tan grande que se requiere invertir alrededor de 6 millardos de dólares para recuperarlas.

Solamente en Venalum, que actualmente produce a 45% de su capacidad, se necesitan más de 300 millones de dólares. Calderón precisó que de sus 905 celdas de producción 261 deben ser reacondicionadas (a un costo de 430.000 bolívares cada una) y 151 reiniciadas (con una inversión de 60.000 bolívares por celda).

La empresa también requiere 145 millones de dólares para la adecuación tecnológica de los rectificadores de alto voltaje, 87 millones de dólares para el reacondicionamiento del horno 48-II y 54 millones de dólares para poner de nuevo en funcionamiento el molino de bola número 1. Todos esos equipos son necesarios para producir a total capacidad.

En Carbonorca, que produce ánodos para la industria del aluminio, también se usa en la actualidad 45% de la capacidad instalada. La inversión para la adecuación tecnológica de la empresa, sin embargo, es menos cuantiosa: 150 millones de bolívares.

Menos favorable es la situación de Alcasa. La obsolescencia tecnológica de la planta hace que su recuperación ­bien sea para producir aluminio primario, como antes, o para convertirla en una planta de bienes terminados, como pretende el Gobierno­ requiera una inversión multimillonaria.

La recuperación del nivel de agua del río Caroní permitió al Gobierno suspender el racionamiento eléctrico que impuso en diciembre del año pasado a las empresas básicas de Guayana. Pero el suministro pleno de energía es insuficiente para que las industrias vuelvan a producir a máxima capacidad.

La suspensión de líneas de producción por carencia de insumos, y la paralización de maquinarias por falta de recursos y repuestos para repararlas, impiden que la elaboración de acero y aluminio regrese siquiera al nivel en que estaba antes del recorte del suministro de electricidad, según reportó el diario "El Nacional" (por suscripción).

Para los sindicalistas de la Siderúrgica del Orinoco es más difícil calcular cuánto se requiere para llevar la producción al máximo por "la manera anárquica" como se maneja la empresa desde su estatización en 2008. "Sabemos que hay grandes necesidades, pero son incuantificables", aseguró José Jiménez, director laboral de Sidor. Denunció que a estas alturas del año la alta gerencia de la empresa todavía no ha presentado el balance financiero de 2009 ni el presupuesto de inversiones para 2010. "Su lema parece ser como vaya viniendo, vamos viendo. Se limitan a hacer lo indispensable para que la siderúrgica se mantenga en actividad".

José Luis Alcocer, representante del movimiento sindical Unidad Matancera, afirmó que el principal obstáculo para lograr la reactivación de Sidor es la falta de voluntad de las autoridades designadas por el Ejecutivo. "No hay interés en realizar las inversiones necesarias". La consecuencia es que la producción de Sidor retrocedió desde un máximo de 4,3 millones de toneladas en 2007 ­último año en que fue manejada por el consorcio argentino Techint­ a 3,6 millones de toneladas en 2008 y 3,1 millones de toneladas en 2009.

A pesar de que la producción de Sidor en los primeros 8 meses del año apenas superó 900.000 toneladas, por el racionamiento eléctrico, el ministro de Industrias Básicas, José Khan, ha dicho que la planta producirá 3 millones de toneladas en 2010. Alcocer señaló que la meta es inalcanzable porque el inventario de insumos es reducido y muchas maquinarias están fuera de servicio. "La reactivación del suministro eléctrico es insuficiente. Reto al ministro Khan a debatir en los portones de Sidor sobre el tema".

Jiménez agregó que, incluso si la empresa operase 100% en lo que resta del año, la producción no superará 2,2 millones de toneladas. Pero aclaró que es imposible funcionar a máxima capacidad porque no hay recursos para comprar insumos y reparar las maquinarias. La escasez de dinero es tal que la empresa vende productos primarios como pellas y hierro de reducción directa para financiar sus operaciones cotidianas. "Sidor no está para vender eso. Son insumos que utiliza para producir otros bienes de más valor agregado", destacó Jiménez.

Bajo este escenario, los bonos que eventualmente emitiera la CVG estarían muy por debajo del "investment grade", y necesariamente serían calificados como bonos "basura" o, para ser más precisos, "chatarra".

1 comentario:

  1. basura o en default.... minimo CCC o lo mas seguro NR

    ResponderEliminar