miércoles, 13 de julio de 2011

El mercado inmobiliario está en estado de coma

VenePirámides
Los cambios legales, las limitaciones en los financiamientos y la incertidumbre tienen en jaque al mercado inmobiliario, y ello se está reflejando en las menores operaciones de compra y venta de viviendas y en los arrendamientos.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela (CIV), Aquiles Martini, asegura que el sector está en contracción y destaca que ya en la primera mitad del año las transacciones de adquisición de inmuebles cayeron 45%. Explica que en el mercado primario "casi nadie está comprando viviendas". Las construcciones de desarrollos habitacionales bajaron su ritmo desde que en el año 2009 se prohibió la aplicación del índice de precios al consumidor en los contratos de preventa, y ahora se han sumado factores como las intervenciones de complejos, las advertencias de más controles y la menor disponibilidad de insumos. "La oferta cada vez es menor, porque existe desconfianza. Los promotores tienen temor de producir, porque no saben cómo las leyes los afectarán".

Agrega que si bien hay una demanda potencial, en el mercado primario ha bajado. "Los compradores tienen dudas, porque no saben si las autoridades tomarán medidas con los desarrollos y si éstos podrán terminarse a tiempo, y a ello se añaden las limitaciones con el acceso a los financiamientos".

Actualmente, los créditos hipotecarios están dirigidos a las familias que ganan hasta 5 salarios mínimos (7.037 bolívares) y esa restricción no sólo afecta las operaciones del mercado primario, también impacta las del mercado secundario. Aunque en las inmobiliarias gran parte de las operaciones de compra y venta de casas se están centrando en el mercado secundario, éstas son menores que las registradas en el ejercicio pasado. El presidente de la organización indica que "estamos en la segunda mitad del año y la resolución de la gaveta hipotecaria no se termina de aclarar y ello limita al sector".

Pese a que la oferta de inmuebles es menor, los precios siguen incrementándose y en el primer cuatrimestre del año registraron un aumento de 59%. Al respecto, Martini señala que "por la escasez de unidades suben los precios. No obstante, los compradores y vendedores al final terminan pactando precios menores a los iniciales". El presidente de la Cámara Inmobiliaria asevera que para este segundo semestre del año el panorama no mejorará habrá menos transacciones y oferta. A su juicio la construcción de unidades seguirá con un menor ritmo. "El problema con el abastecimiento de insumos es un tema que no se resuelve tan rápido. Sidor está enfrentando dificultades y ello agrava el suministro de los productos". Expresa que la disponibilidad que existe de materiales está destinada a la Gran Misión Vivienda Venezuela, de manera que el sector privado no cuenta con suficiente cemento y cabillas. "La realidad es que sigue faltando materia prima para atender las obras".

El sector privado al cierre del primer trimestre del año tenía 75.000 soluciones habitacionales en construcción y más de 120.000 unidades sin iniciar. El presidente de la organización apunta que "en este período habrá que terminar los desarrollos que están en proceso, hay dudas de arrancar con los nuevos. Muchos constructores están esperando a ver que sucederá con los marcos legales que están en proceso".

Aquiles Martini destaca que por el entorno del sector los lapsos de terminación de las unidades se están ampliando. "Si antes eran de tres años ahora se proyectan a cinco años". "La realidad es que un proyecto inmobiliario está tardando. Los permisos, los insumos, y la confianza impactan y los lapsos van a empeorarse".

Para complementar a Martini, el director de Fedecámaras para el sector construcción, Alvaro Sucre, expresa que "en el país existe la capacidad para construir, sin embargo hace falta un cambio radical en el marco regulatorio y confianza.

Una fluidez de los recursos financieros, unas leyes que no excluyan al sector privado y la creación de una taquilla única que agilice los trámites administrativos fueron algunas de las propuestas que recomendó el directivo en la 67 Asamblea Anual de Fedecámaras.

Para Sucre la solución del déficit habitacional existente necesita un "cambio radical" en las políticas públicas.

Este año el Gobierno asegura que tiene como meta construir 153.000 viviendas, para alcanzar ese objetivo tiene varios programas, y en uno de ellos se incluye al sector privado, no obstante, los proyectos comenzaron a recibir los recursos este mes de julio, según reportó el diario El Universal.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario