domingo, 16 de agosto de 2009

"Sir" Allen Stanford: entre la espada y la pared

VenePirámides
Bloomberg reporta que “Sir” Allen Stanford dice que no tiene dinero para pagar un abogado que lo defienda de los cargos que pueden acarrear cadena perpetua. El juez de la causa dijo que el financista no puede tocar el dinero hasta que demuestre que está libre de irregularidades.

El problema de “Sir” Allen es que si intenta probar que tiene fondos que no están contaminados por el fraude sus declaraciones podrían incriminarlo y ser usadas en su contra. "Cualquier esfuerzo para impugnar civilmente o penalmente lo que el gobierno afirma acarrea el riesgo de exposición de sí mismo y la pérdida de su derecho constitucional a la no incriminación", dijo el ex fiscal federal Eric Sussman, que no participa en el caso. "Obviamente, le pone en un aprieto" Está entre la espada y la pared.

Para mostrar que su patrimonio no está contaminado del fraude, lo que le permitiría pagar por su representación legal, Stanford tendría que testificar, según señaló el abogado defensor dijo Dick DeGuerin al Juez de Distrito David Hittner en Houston. Cualquier revelación respecto de sus finanzas podrían utilizarse en su contra en el proceso penal o civil.

Stanford también está luchando con los funcionarios federales sobre el uso seguro de responsabilidad civil de SIB para pagar gastos de su defensa. Hasta la fecha, el Síndico Ralph Janvey y el Juez Godbey han impedido el uso de los fondos del seguro bajo el argumento de que esos recursos deben usarse para compensar a las víctimas del fraude.

2 comentarios:

  1. Como pretende usar dinero alguno en su defensa,¿qué defensa?, de qué se vá a defender?truhan, que nos despojó de todos nuestros bienes, y peor aún, a los que nos metieron en el barco de Antigua, los Trust, peor aún, nos llevaron como a corderos al matadero, no tiene derecho a defensa de nada, que diga donde tiene nuestros ahorros de toda la vida, debería morir de pena, de pena, si, porque si yo hago tanto mal a tantas personas ancianas como mi caso, que somos una gran mayoria, todos mayores de 60 años, que deseabamos tener una reserva para nuestro sustento en la ancianidad, cuando nadie pudiera darnos un trabajo y es cuando más necesitamos de médicos, clínicas, medicamentos, tantas cosas que requerimos y nos vemos desprotegidos, a la buena de nuestros Dios y creador, debería darle verguenza, seguir gastando nuestros ahorros en sus vagabunderias, Señor que estás en todas partes y todo los ves, te pido, te suplico, dejame ver tu justicia.

    ResponderEliminar
  2. Amiga anonima mi caso es similar a el de usted y tambièn inverti mi fondo de jubilaciòn en Stanford, todos los dìas le pido al Señor Dios que tenga piedad de nosotras y que nos de vida y salud para poder disfrutar de nuestros $ que con tanto sacrificio ahorramos para que venga un estafador a quitarnos lo que nos pertenece, sigamos rezando, que en la uniòn està la fuerza.

    ResponderEliminar