miércoles, 12 de agosto de 2009

La Gran Pirámide Sino-Americana

VenePirámides
Imagine ser tan exitoso en su trabajo que acumule USD 2 Trillones en utilidades, y los coloca conservadoramente en Bonos del tesoro de los Estados Unidos a corto plazo. Ahora imagine que cuando trate de vender algunos de esos bonos para comprarle cosas a sus hijos, el empleado en el banco abruptamente cierre la ventanilla de atención al público y le diga que no le puede atender.
En esencia, esa es la situación que enfrenta China en la actualidad mientras sopesa si su plan de manufacturar productos para los consumidores norteamericanos implementado durante las últimas dos décadas a cambio de notas de crédito fue realmente tan buena idea, según el análisis de Jon Markman, publicado en MSM Money.

La respuesta no es muy alentadora en la medida en que el déficit fiscal y el endeudamiento crecen a niveles nunca antes contemplados, y a Beijing se le niegan sus solicitudes de compra de minas y campos petroleros en Australia y los Estados Unidos. Y mientras los líderes políticos de Beijing hablan abiertamente, aunque de manera indirecta de su angustia, desestabilizan los mercados mundiales de crédito, monedas y acciones, que no quieren contemplar la idea de que el más gigantesco esquema piramidal del mundo pueda llegar a un final abrupto.

Es un buen momento para evaluar los espeluznantes escenarios, pues la solución de esta crisis latente afectará a inversionistas, empleados y propietarios de empresas por igual. Y en qué nos basamos para calificar a la relación de China con los Estados Unidos de piramidal? Básicamente en todas sus características. Veámos:
Después de que la debacle de 1.998 dejó la economía China hecha añicos, Beijing decidió reestructurar radicalmente sus relaciones financieras con el Oeste. Los órganos que determinaban las políticas fijaron el valor de su moneda al Dólar Norteamericano, lo que trajo por efecto mantener su cotización artificialmente baja. Un Yuan muy barato le hizo a las empresas americanas irresistiblemente económico fabricar bienes en China, inclusive luego de agregarle los costos de flete. En la medida en que más compañías trasladaban sus operaciones manufactureras a China, la base manufacturera de los Estados Unidos se contrajo en el nombre de la globalización y la rentabilidad. Los norteamericanos que en una época disfrutaban de empleos de alta paga en el sector manufacturero tuvieron que canjearlos por empleos de media paga en el sector servicios.

China necesitaba muy pocos de los bienes fabricados en los Estados Unidos, así que en lugar de comprar carros de Detroit y mobiliario de Carolina del Norte con sus utilidades, compró Bonos del Tesoro Americano. La compra de todos esos bonos hizo que las tasas de interés en los Estados Unidos cayeran dramáticamente. Y los americanos descubrieron que a pesar de que sus sueldos se mantenían estáticos o declinaban, podían mantener sus antiguos estilos de vida tomando dinero prestado.

A lo largo de la última década, los americanos lograron gastar más de lo que ganaban refinanciando con facilidad sus deudas a través de los créditos hipotecarios. La situación nunca fue ideal, pero funcionó mientras el valor del colateral, sus viviendas, continuó aumentando. Mientras China continuara comprando títulos emitidos por Fannie Mae, Freddie Mac y Bonos del Tesoro, el sistema funcionaba de una manera extraña y maravillosa: sus estacionamientos llenos de automóviles y lanchas, centros comerciales en los suburbios de las ciudades, y el comerciante con los lazos más estrechos con China, Wal-Mart, se convirtió en la empresa más grande de los Estados Unidos.

Y qué tiene eso de malo, se preguntarán ustedes? Bueno, véalo en el contexto de una estafa piramidal como la cometida por Bernie Madoff. Sus clientes pensaron durante años que eran ricos porque él les enviaba estados de cuenta que decían que lo eran. Y el esquema funcionó en la medida en que el dinero seguía fluyendo a través de nuevos aportes o cuentas. Cuando los flujos internacionales de dinero se paralizaron el año pasado y muchos clientes quisieron hacer retiros de manera simultánea, el juego de USD 50 billones de Madoff colapsó. En ese momento sus víctimas descubrieron que sus estados de cuenta eran hojas de papel sin ningún valor, y que estaban quebrados. La realidad es que los clientes de Madoff siempre estuvieron quebrados, sólo que no lo sabían.

El mercado de crédito que ha mantenido a las familias norteamericanas a flote durante los últimos 10 años es similar a los estados de cuenta producidos por Madoff. El crédito fluirá mientras que China decida seguir reciclando su dinero a través del esquema piramidal. Pero si los líderes en Beijing alguna vez deciden que es muy riesgoso poseer Dólares Norteamericanos o sus Bonos del Tesoro, el sistema va a colapsar violentamente.

Por su puesto, a China no le conviene detener la pirámide, inclusive si quisiera hacerlo, pues su propia economía también implosionaría. Satyajit Das, un experto en derivativos crediticios de Australia, asimila la situación a pararse sobre una de esas minas antipersonal que se activan por el peso de una víctima: tan pronto el peso se levanta de la mina esta explota, y la persona desmembrada.

En consecuencia, China está congelada en su posición, y condenada si reduce su exposición al dólar, pero también condenada si la mantiene. Es una caso clásico de estar entre la espada y la pared: el inventario de Bonos del Tesoro americano de China no vale nada si no los puede vender, pero venderlos masivamente reduciría su valor a una fracción de su valor actual.
“La gente tiene que entender que China no necesita dinero de los Estados Unidos”, dice Das. “A menos que puedan vender sus bonos y canjearlos por algo distinto, son sólo activos de papel. Pero si tratan de vender la posición, desestabilizarán el dólar, y el valor del resto de sus activos caerá dramáticamente. Y ese no es ni siquiera su mayor problema. El problema es que tienen que seguir comprando Bonos del Tesoro, o las tasas de interés subirán y experimentarán terribles pérdidas sobre sus posiciones”.

En resúmen, dice Das, Beijing pensó que había descubierto el sistema perfecto para establecer su independencia del Oeste, y terminó siendo más dependiente que nunca. Y agrega que una razón de la que no se ha hablado respecto del masivo programa de estímulo fiscal Chino, de unos USD 650 billones, creando más capacidad fabril en un país ya saturado de capacidad ociosa, es que este programa ayuda a encubrir su programa de compra de cobre, petróleo, hierro y otros activos tangibles que considera mejores mecanismos de ahorro que el dólar.

Esta situación nos afecta a todos porque China y los Estados Unidos, actuando conjuntamente, construyeron la más grande burbuja de liquidez en la historia de la humanidad, mientras cada uno perseguía sus propios intereses, sin que ninguna inexistente autoridad monetaria global les advirtiera que estaban tomando un camino que garantizaba su destrucción recíproca.
Ha llegado el punto en el cual los mercados globales impondrán su propia disciplina. Como la mayor parte del dinero generado en la última década fue invertido en consumo y no en inversión, como si los clientes de Madoff hubieran gastado su riqueza imaginaria charteando jets en lugar de comprar propiedades para almacenar su patrimonio, hay pocos nuevos compradores de activos. Esto ha reducido dramáticamente las ventas al detal, destruido empleo, aumentados las tasas de ejecución de hipotecas y reducido la demanda del crédito.

No hay soluciones buenas o fáciles a la crisis. Los Chinos necesitan abrir sus mercados y permitir que su moneda flote en los mercados, pero no lo hacen por razones políticas. Y los Estados Unidos necesitan reducir su gasto deficitario y dejar de emitir deuda, o tragar su orgullo y empezar a emitir Bonos del Tesoro denominados en moneda China. Es probable que ninguna de las dos cosas ocurra. Lo que significa que sólo hay una solución: un lento proceso de excavar una salida de la tonelada de deuda que originó este desastre.

Usted podría pensar que la ruptura de este esquema nos dejará a todos en la cárcel con Madoff. Esperemos que nuestra sentencia sea más corta que la de él.

2 comentarios:

  1. Un articulo muy bueno. Desde las 70's (Nixon) Estados Unidos empiezo de generar este burbuja (dinero y papel sin valor real). Como segun eso, les funciono un bien tiempo, le ampliaron este fraude cada vez mas a dimensiones inmaginables. Este systema mas bien, di a muchas Pyramides como la de Madoff y Stanford la idea y copia en una manera este tipo de fraude. Venta de papel sin valor a cambio de dinero real.
    Ahora Estados Unidos esta tratando de mantener este tipo de fraude como gobierno en los ultimamente frequentes G20 summits convencer y amenzar sus socios economicos, de encubrir la pyramide y seguir operando en la misma manera. o recuerdo, que China amenazo EU hace unos años de ya "invertir" en esos instrumentos y cambia su enfoque a Euros, pero EU les dijo saber, que este perjecute su propia economia.
    Quien escribio este articulo originalmente?

    ResponderEliminar
  2. El artículo fue escrito por Jon Markman, y publicado en MSM Money

    ResponderEliminar