viernes, 23 de octubre de 2009

Los fraudes financieros ponen a los Auditores Forenses en primer plano

VenePirámides
"Sir” Allen Stanford sigue acaparando los titulares mientras espera que lo enjuicien por el fraude piramidal que orquestó, pero son los contadores forenses los que jugarán un papel importante en la etapa preparatoria del juicio para la defensa y los acusadores, y además jugaran un papel importante como expertos, reportó Financial Director.

La participación de contadores forenses en los pleitos civiles y penales de América se ha hecho más notoria debido a la naturaleza sensacional de los recientes escándalos financieros. El mayor reto es recabar los documentos y archivos informáticos. "Seguramente habrá millones de archivos informáticos y documentos electrónicos que deben ser preservados y duplicados", escribe Robert Harris, Vice Presidente del Instituto Americano de Contadores Públicos Certificados (AICPA).

En una audiencia del caso Stanford en octubre, la fiscalía dijo que había establecido una base de datos electrónica con 4.1 millones de archivos y que espera agregar al menos otros 1,5 millones de documentos. Stanford y sus co-imputados están acusados de defraudar a los inversionistas que compraron alrededor de US $ 7 mil millones en certificados de depósito emitidos por Stanford International Bank. La empresa sustrajo la mayor parte de los activos, incluyendo más de US $ 1,6 millardos en préstamos personales a Stanford. Una estrategia importante para los contadores forenses es encontrar un período de referencia, donde los activos y pasivos reflejaban razonablemente la situación de la empresa, para analizar hacia adelante con el objeto de determinar en una cuenta de base que activos fueron retirados del balance y qué se añadió, dice Durkin.

Las pólizas de seguros, planes de depreciación, declaraciones de impuestos y las solicitudes de préstamos se utilizan para identificar los bienes desaparecidos. La recolección de estos registros es especialmente difícil en un caso internacional como el de Stanford International Bank, con sede en Antigua, inversionistas en más de 100 países y oficinas en múltiples jurisdicciones.

"Es un efecto dominó. Cuando los fondos se transfieren de un país a otro, se convierte en todo un reto para encontrar y seguir la pista ", dijo Durkin, que rastreó el patrimonio del comerciante de armas saudí Adnan Khashoggi, multimillonario a finales de 1980 y 1990.

"Mi conjetura es que habrá una cantidad considerable de registros de desaparecidos y por lo tanto los contadores forenses tendrán que reconstruir las transacciones financieras y de contabilidad", especuló Durkin. Una vez que la historia de los activos ha sido reconstruida, los auditores forenses podrán relatar lo ocurrido.

"Las habilidades de comunicación son importantes durante su comparecencia ante un jurado o un Juez", dijo Durkin, que perfeccionó sus habilidades como experto cuando trabajaba como agente especial del FBI, agregó. "Tienes que ser capaz de tomar temas complicados, cuestiones complejas y ponerlos en términos sencillos y fáciles de entender."

"Lo que mucha gente no se da cuenta es que una vez que se descubre el fraude, como en el caso Madoff o Stanford, los costos crecen de manera significativa debido al tremendo consumo de horas de abogados y contadores forenses", dijo Larry Crumbley, profesor de la contabilidad en la Louisiana State University.

Los abogados de la defensa de “Sir” Allen Stanford han dicho que puede tomarles un año preparar su defensa.

3 comentarios:

  1. sigan asi, y mientrastanto los idiotas que depositamos en el banco estamos pidiendo limosna,no se si esa gente podtra dormir en paz habiendo robado tanto y no devolver lo que le pertenece a la gente

    ResponderEliminar
  2. el caso de stanford pica y se extiende, que raro que ya se sabe que el señor es culpable y no lo lleguen a enjuiciar,l y que los abogados tengan que tomar el dinero de los depositos de la gente, lo mas sencillo era reflotar el banco o declararlo culpable y entregar el dinero que quedaba a la gente, no que los abogados se estan comiendo todo,......otra cosa, como es que todos los bancos que fracasan le devuelven la plata a la gente y solo a este no, expliqueme señor bernardo

    ResponderEliminar
  3. Los inversionistas en Stanford estamos perdiendo cada vez más la oportunidad de recuperar algo del dinero invertido, puesto que éste está siendo ROBADO por los abogados que pululan como abejas alrededor del caso. Es preciso que los latinoamericanos involucrados procedamos a demandar, como un solo grupo, al gobierno de los Estados Unidosy a sus agencias de control financiero, la SEC y el FINRA, de habernos quitado nustro dinero el 17/02/09, pues fueron ellos - y no Stanford - los ladrones. Hasta ese momento Stanford pagaba religiosamente los intereses. Ningún inversionista puede acusar a Stanford de robo. Si Stanford es un ladrón, eso no es problema nuestro. Los abogados norteamericanos tienen siete meses que acusaron a Stanford y no lo han podido probar. Es evidente que no les interesa para seguir robando.

    ResponderEliminar