viernes, 8 de mayo de 2009

El trato de los valores e utilidades inxistentes dado por el SIPC en el caso Madoff



La Securities Investor Protection Corporation (SIPC) es el organismo que asegura las inversiones custodiadas en las Casas de Corretaje de Valores en los Estados Unidos contra su robo, sustracción o pérdida hasta por USD 500.000, y el efectivo hasta por USD 100.000. En la estafa piramidal de Barnard Madoff, la SIPVC se enfrenta a novedosos problemas a la hora hacer efectiva su cobertura, pues los valores que aparecíen en los estados de cuenta forjados por Madoff nunca existieron, como tampoco existieron ganancias. Como el mayor y más complejo de fraude con valores de la historia, la empresa de Corretaje de Valores de Bernard Madoff (BLMIS) presenta muchas dificultades rara vez encontradas en la típica quiebra de un agente de valores. Comoquiera que los estados de cuenta de todos los clientes eran ficticios, la primera tarea fue reconstruir los libros y registros de la empresa desde cero. Esto implicó la reconstrucción de cada cuenta con BLMIS desde cero, usando estados de cuenta bancarios, mensajes de correo electrónico, registros de terceros, así como los documentos recibidos de los clientes a través del proceso de reclamos. Esto ha sido y sigue siendo una enorme tarea que consume tiempo, que se ha visto complicada por el hecho de que el Síndico y su personal han tenido que trabajar con las autoridades policiales y, por tanto, el acceso a la información ha requerido una cuidadosa coordinación, como lo ha reseñado el New York Times.

Por otra parte, los reclamos requieren un análisis profundo dada la duración del fraude en el tiempo, su complejidad y la interrelación de muchos de los clientes. La base de datos que contiene esta información es enorme y ha requerido de la participación de personal altamente calificado trabajando intensamente para llegar al punto de que el administrador puede comenzar a actuar sobre los reclamos en la seguridad de que los registros disponibles son fiables. Todos los gastos de este trabajo han sido pagados por el SIPC; Los fondos de los clientes no se han usado para pagar los gastos administrativos.

Hasta la fecha, el Síndico ha recibido más de 8.500 reclamos de alrededor de 3.500 cuentas y se ha acordado la protección del SIPC a 51 clientes. Esos clientes recibirán del SIPC un anticipo de hasta 500.000 dólares cada uno, para un total de más de 25 millones de dólares. Con la base de datos construida y el gran número de personal que se dedica a esta tarea, el administrador tiene la esperanza de que el proceso de determinación de las reclamaciones se acelerará en los próximos meses.

Cabe señalar también que el anticipo de $ 500.000 no es "seguro" como algunos han descrito. La Ley de protección de los inversores de valores establece que el Fondo de protección del SIPC ofrece protección a cada cliente hasta un máximo de $ 500.000, de los cuales hasta $ 100.000 puede ser efectivo. Así, si el saldo de la cuenta es inferior a 500.000 dólares, el cliente recibirá sólo la cantidad objeto del reclamo.

En el caso de BLMIS, se prevé que la mayoría de los reclamos excederán $ 500,000. Como resultado, la mayoría recibirá la cobertura de 500.000 dólares de seguro sobre valores. En la medida en que un reclamo exceda $ 500.000, el cliente tendrá que esperar a la distribución de los fondos recuperados en el proceso de quiebra. Hasta el momento, el Síndico ha recuperado más de $ 1 mil millones y ha tomado muchas medidas para mejorar ese fondo a fin de maximizar la distribución equitativa a todos los clientes.

Con respecto a la cantidad cubierta por un reclamo, se ha sugerido que se permita el reclamo de beneficios ficticios. Esto sería inadecuado tanto jurídica como fácticamente.

En primer lugar, con respecto al adelanto de efectivo provisto por el SIPC, el Síndico ya ha decidido, de acuerdo con SIPC, de darle el trato a todos los reclamos como de títulos valores, a pesar de éstos nunca fueron comprados. Normalmente, una reclamación válida para la restitución de valores es satisfecha mediante la entrega de los valores al cliente. Si los valores han desaparecido, el Síndico puede comprarlos y entregarlos al cliente.

Sin embargo, para que el Síndico pueda comprar los valores, el cliente debe haber pagado por ellos, y debe existir un mercado ordenado y equitativo para los valores. Si los valores no pueden ser comprados, el cliente recibe el valor de mercado de los valores en efectivo. En este caso, el Síndico no intentará comprar valores para los clientes por diversos motivos. Debido a que muchos valores fueron pagados con "beneficios" de la "venta" de valores que nunca fueron comprados en realidad, en algunos casos se remontan décadas, es imposible identificar qué valores fueron efectivamente pagados por los clientes y, por tanto, que valores el cliente tiene derecho a recibir.

Con respecto a la distribución de fondos por parte del cliente, simple lógica indica que no sería ventajoso incluir beneficios ficticios. En un esquema de Ponzi, los beneficios ficticios no pueden ser parte de un plan para la distribución equitativa a los clientes. Al añadir los beneficios ficticios, todo lo que se lograría es aumentar la cantidad de los reclamos que serían satisfechos con la cantidad de los fondos reunidos por el Síndico, lo que disminuye el porcentaje de recuperación que todos los clientes que reciben.

Además, los clientes que retiraron más de lo que invirtieron y retiraron beneficios ficticios, incluso sin saberlo, perjudicaron a otra persona que no recibió el dinero. No sólo obtuvo su dinero de vuelta, pero, en virtud de las ganancias ficticias, recibió por su inversión dólares de otro cliente que saldrán del bolsillo de los clientes que no se retiraron a menos que las ganancias ficticias sean devueltas.

En ese sentido, permitiendo que los beneficios ficticios sean reconocidos perjudica a los inversionistas más antiguos y perjudica a los que entraron luego. Cada cliente recibe un porcentaje de los activos remanentes que es proporcional al tamaño de su reclamo. Si se permiten los beneficios ficticios, el dinero colocado en BLMIS más tarde por los inversores, cuyos reclamos se refieren fundamentalmente a dinero real, se utilizará para a pagar los inversionistas más antiguos cuyos reclamos se basan en gran medida en beneficios ficticios. En resumen, la pirámide tipo Ponzi continuaría en proceso de liquidación si se reconocen los beneficios ficticios.

El Síndico y el S.I.P.C. son plenamente conscientes de las dificultades que estos hechos pueden imponer a algunos clientes, y no ignorarán las dificultades que se presentan en casos individuales. Sin embargo, hay muchos casos en los cuales los inversionistas no están experimentando penurias financieras y la inequidad de no recuperar los beneficios ficticios es manifiesta. El Síndico y el S.I.P.C. se han comprometido a un proceso justo y equitativo para analizar y tratar los reclamos de los clientes.

1 comentario:

  1. Pareciera como si quieren hacer aparecer un dinero o activos que no existen.
    Siguen generandole expectativas de recuperacion a quienes en realidad ya lo perdieron todo.

    ResponderEliminar