jueves, 23 de abril de 2009

Más audaz que Madoff??


De todos los fraudes que han salido a la luz en esta temporada de dolor, ninguno rivaliza con el descaro y la teatralidad de la estafa supuestamente perpetrada por el super abogado Marc Dreier, según reporta Fortune CNN Money.
En un extraordinario año de fraudes, el que un brillante abogado como Marc Dreier de Manhattan, New York, haya sido acusado de fraude de alguna manera lo convierte en el más fabuloso de todos.
Aún cuando no el mayor, por supuesto. El mayor fraude de 2008 fue metafórico: la economía de la nación en sí, que había sido construida sobre una casa de naipes de productos financieros. El fraude más trágico del año fue el de Bernard Madoff, ejecutado a lo largo de largas décadas mediante un esquema Ponzi, que engañó a fondos de beneficencia, viudas, huérfanos y engulló decenas de miles de millones de dólares, mientras que los denunciantes se estrellaron contra reguladores sordos y apáticos.
La estafa de Dreier fue comparativamente modesta, $ 700 millones de presunto fraude, que dejó víctimas con 400 millones de dólares en pérdidas, es sui generis.
Si bien Madoff hizo su trabajo sucio en aislamiento detrás de puertas cerradas, Dreier presuntamente engañó a sus víctimas con el teatro e improvisación audaz digna de un equilibrista. A pesar del dolor de sus crímenes han forjado, un lado oscuro en cada uno de nosotros no puede dejar de admirar la sangre fría del hombre.
Según los fiscales acusadores, durante más de cuatro años Dreier vendó cientos de millones de dólares de títulos de deuda falsos a cerca de 40 fondos de inversión gestionados por 13 de los más sofisticados gestores de activos, incluidos los de Fortress Investment Group, Elliot Associates, y los fondos de cobertura adquiridos por Perella Weinberg Partners y Blackstone Group. A lo largo de su existencia, el fraude pudo ser expuesto en cualquier instante, si sólo uno de docenas de funcionarios de los fondos de cobertura engañados se hubiera encontrado con funcionarios de la inmobiliaria Sheldon Solow en un cóctel.
Mientras Dreier se hundía cada vez más en las deudas y el fraude, cada vez recurría a medidas más desesperadas para aplazar el día del juicio. Sus cómplices y él se las ingeniaron para sortear recepcionistas de empresas con las que no tenían relación; ingresaron en las salas de conferencias a las que no debían tener acceso; y, a continuación, organizaron reuniones en las que se hacían pasar por otras personas. La estafa lograda a los largo del tiempo fue posible porque ninguna de sus víctimas pudo imaginar que alguien de la estatura Dreier actuaría con una imprudencia monumental, y un egoísmo auto-destructivo.
En cualquier caso, en noviembre de 2004, los fiscales alegan, Dreier inició una lucrativa pero estresante nueva práctica en su empresa: la estafa. Dreier ese mes comenzó a vender pagarés falsos a los fondos de cobertura. Las notas fueron supuestamente emitidas por Sheldon Solow. En realidad, el gobierno asegura, Solow no sabía nada acerca de lo que estaba haciendo Dreier. Dreier forjó a lo largo del tiempo las notas de los estados financieros auditados para una de las empresas de Solow. En diciembre de 2006 un fondo de cobertura había invertido 60 millones de dólares en la falsa Dreier Solow, según la acusación.
De acuerdo a la acusación aunque las ofertas de Dreier a los fondos de cobertura variaban, la historia que usaba habitualmente era que Solow estaba tratando de recaudar $ 500 millones y que sus notas pagaban alrededor del 11% de interés y vencían en un año.
"La historia era que él estaba utilizando estos fondos como un vehículo de liquidez para adquirir propiedades", dice el presidente de un fondo de cobertura que compró algunas notas. ¿Por qué no tomar prestado de un banco en un 6%? "La respuesta fue que Solow era muy reservada", explica el fondo. "No quería ninguna hipoteca sobre sus propiedades, y no querían dar explicaciones por motivos de confidencialidad."
Y los gestores de inversiones no quisieron hablar directamente con funcionarios de Solow? Sí, señala la acusación. Dreier, les proporcionaba los números de teléfono en los que supuestamente podría contactar al CEO de Solow o a su Contralor. Los números telefónicos realmente pertenecían a cómplices de Dreier, a quienes Dreier pagabar para hacerse psar por los agentes de Solow.
Después de que Dreier se convirtió en un criminal, su escritorio de abogados comenzó una expansión exponencial, posiblemente impulsada por una desesperada necesidad de dinero en efectivo. Para evitar ser atrapados, Dreier ahora tenía que venir con dinero para hacer los abultados pagos de intereses trimestrales de las falsas obligaciones emitidas por Solow, al mismo tiempo que buscaba la forma de pagar el capital de las deudas. Entre 2005 y 2008 el escritorio jurídico de Dreier cuadruplicó su tamaño, pasando de 60 abogados a 260. (Con el personal de apoyo, el total que empleaba llegó a unas 560 peersonas en su apogeo.) En esa época alquiló unos 11 pisos en 499 Park Avenue.
Aparentemente, el estilo de vida de Dreier no dejaba ver la existencia de dificultades financieras. Su deslumbrante colección de arte, rotando a través de sus oficinas y hogares, llegó a incluir 12 Warhols, 7 Hirsts, 6 Hockneys, 3 Matisse, un Picasso, y otras 235 obras de arte. Uno de sus siete Ellsworth Kellys - "Púrpura / Rojo / Gris / Naranja", una litografía de 18 pies de largo - se muestra en el vestíbulo de entrada de la empresa y de hecho se convirtió en su emblema.
¿Cómo exactamente hizo Dreier malabarismos con todos estos compromisos - la enorme deuda que vencía, adquisiciones de obras de arte, contrataciones frenéticas de abogados, la manía por hacer fiestas, el ritmo acelerado del robo?
En el mes de septiembre de 2008 Dreier se retrasó en el cumplimiento de sus obligaciones con respecto a un fondo (probablemente OSG), de acuerdo con los fiscales. El fondo exigió reunirse con representantes de Solow en las oficinas del deudor. Con la espalda contra la pared, Dreier organizó la reunión, mientras que, por supuesto, no informó nada a Solow. (En este momento, la relación con Dreier Solow se había agriado, y su trabajo reducido a cero.) El 15 de octubre, Dreier, Kovachev (uno de sus cómplices), y los representantes del fondo víctima de la estafa se presentaron sin previo aviso en las oficinas de Solow. Dreier dijo a la recepcionista que el CEO de Solow, Steven Cherniak, los esperaba y la persuadió para que los dejara pasar. Ellos se sentaron en una sala de conferencias, donde según la acusación Kovachev pretendió ser el Contralor de Solow. Mientras la reunión estaba en curso el verdadero Steve Cherniak pasó caminando por el pasillo y reconoció aDreier a través del vidrio, pero no interrumpió la reunión.
Más tarde ese mes Dreier vendió cerca de 100 millones de dólares en bonos “emitidos” por Solow a dos nuevos compradores, que le permitió pagar los últimos $ 60 millones adeudados a GSO.
Los Auditores Externos de Solow llamaron por teléfono a Dreier. A petición de los fiscales, las conversaciones se grabaron en secreto. Dreier admitió que las notas de Solow fueron falsificadas, que estaba "avergonzado" de su papel, y que era "muy grave, lo que ha sucedido aquí", de acuerdo a las acusaciones del gobierno. Sin embargo, Dreier trató de persuadir a la empresa para llegar a un "arreglo" en lugar de notificar a las autoridades.
En noviembre, al tiempo que continuó la investigación de los fiscales, Dreier ofreció a Fortress $ 33 millones de notas falsas supuestamente emitidas por el BCE del Canadá y garantizada por el Plan de Pensiones de Maestros de Ontario. Los representantes de Fortress insistieron en reunirse con los representantes del plan de pensiones en persona. Dreier ideó un pretexto para reunirse con el Consultor Jurídico del Plan de Pensiones de Maestros de Ontario, Michael Padfield, en su sede en Toronto, 2 de diciembre. Allí los dos hombres intercambiaron tarjetas de presentación. Dreier esperó luego en la recepción hasta que el representante de Fortress llegó. Dreier rápidamente lo introdujo en una la sala de conferencias, se presentó como Padfield, y le entregó la tarjeta Padfield - la misma que Padfield había entregado a Dreier minutos antes. La conducta de Dreier fue tan sospechosa que, después de la reunión, el representante de Fortress le preguntó a la recepcionista si la persona que se había reunido con él era realmente Padfield. Le contestó que no, que el hombre era un visitante. La policía fue llamada, y detuvieron a Dreier ese día.
Dreier fue dejado en libertad bajo fianza, pero al regresar a Nueva York que fue detenido en el aeropuerto e imputado por los delitos de fraude con valores y por uso correos.
Hay una lamentable ilusión óptica - una variante sobre el efecto Doppler - que afecta a todos los fraudes. Es lamentable, porque tiene el efecto de agravar la pérdidas pecuniarias que soportar las víctimas de fraude, por lo que les deja injustamente, al igual que muchas víctimas de violación, irracionalmente avergonzados de sí mismos.
Postulan que el principio Doppler sostiene que cuando la víctima se acerca a un estafador, no ve más que luces verdes. Pero tan pronto como se da cuenta de que su dinero se ha ido, como por arte de magia, las alertas más brillantes que los sentidos pueden percibir.

3 comentarios:

  1. POR LO QUE PARECE TODO EL SISTEMA AMERICANO ES UN FRAUDE,LA SEC, FINRA, EL GOBIERNO, STANFORD, MADOFF, AIG. LA DIFERENCIA DE CORRUPCION EN USA ES QUE ALLA SE COMEN LA CORRUPCION EN PLATOS DE ORO Y CON CUBIERTOS Y AQUI CON LAS MANOS. ES DECIR, ALLA LA LADRONERIA ES MAS SOTISFICADO Y AQUI ES CON UN ESTILO VULGAR.

    ResponderEliminar
  2. Me parece sumamente interesante este artìculo, pero quisiera aprovechar para llamarles la atenciòn en relaciòn al objetivo de su blog, el cual me parece no se està cumpliendo, o es que se "rajaron".

    ResponderEliminar
  3. No todos los días hay noticias relacionadas con fraudes que tocan a Venezuela. En el ánimo de ser didácticos incluímos artículos relacionados a estafas que ocurren en otros lares, de manera de que nuestros lectores se ilustren y eviten ser víctimas de una estafa.

    ResponderEliminar