miércoles, 22 de abril de 2009

Liquidadores de Antigua solicitan autorización en USA para pedir la quiebra de Stanford International Bank

Los Liquidadores designados por las autoridades de Antigua para supervisar la liquidación de Stanford International Bank (SIB), solicitaron a un Tribunal Federal en los Estados Unidos que les permita hacer una solicitud de bancarrota bajo el Capítulo 15, reportó Law360. Nigel Hamilton-Smith y Peter Wastell hicieron la petición el Lunes en la U.S. District Court para el Distrito Norte de Texas, solicitando una modificación a la orden de la Corte que prohíbe a las partes hacer peticiones bajo el Código de Bancarrota de los Estados Unidos sin autorización previa de la Corte. “Están obligados por la Ley de Antigua y la autoridad que la Corte invistió en los Liquidadores a tomar pasos inmediatos para salvaguardar los activos de SIB”, señaló el escrito. “La única manera de que los liquidadores hagan eso es a través de una solicitud de Capítulo 15 (Bancarrota)”. Esta solicitud permitiría a los Liquidadores de Antigua participar en los procedimientos de bancarrota en los Estados Unidos. También proporcionaría un mecanismo a las cortes americanas para equilibrar los intereses contrapuestos de los depositantes, inversionistas y otros interesados a nivel mundial. “Pensamos que las autoridades conferidas por la Corte no son las más apropiadas para este caso”, dijo Weston C. Loegring, abogado de los Liquidadores y la firma Jones Day. “El Capítulo 15 es la manera más apropiada para continuar este proceso y lograr coordinar las acciones de los dos Síndicos-Liquidadores”
Promulgada en el 2005, el Capítulo 15 de la Ley de Bancarrota Americana da a las partes domiciliadas en el extranjero la capacidad de demandar y ser demandadas en los Tribunales Norteamericanos, y proporciona un mecanismo para la cooperación entre cortes americanas y del extranjero en quiebras transfronterizas. Los Liquidadores de Antigua están haciendo peticiones similares en Canadá, Suiza y el Reino Unido.

1 comentario:

  1. Realmente este es un artículo publicado por la revista Fortune.

    ResponderEliminar