martes, 7 de febrero de 2012

Stanford International Bank, la caja chica de R. Allen Stanford para pagar su estilo de vida a costa de los depositantes

VenePirámides
R. Allen Stanford les dijo a sus mejores brokers a finales de 2008 que su banco de Antigua "estaba sentado en USD 5,1 mil millones", más dinero de lo necesario, a pesar de que su gestor de tesorería le había advertido en correo electrónico que sólo había $ 173,6 millones en caja, según declaró James Davis, su ex Director de Finanzas."Al ritmo actual de los retiros que teníamos 35 días a 45 días de dinero en efectivo", dijo James M. Davis, a los jurados de hoy en el juicio penal de Stanford en la Corte Federal en Houston.

Davis dijo que los clientes, asustados por la crisis financiera mundial, aceleraron los rescates de los certificados de depósito Stanford International Bank Ltd. en el segundo semestre de 2008. En diciembre de ese año, el balance del banco en dinero en efectivo se redujo a USD 88,2 millones, según un correo electrónico que fue mostrado a los jurados.

Stanford, que estaba vigilando las disponibilidades en efectivo del banco "casi a diario en ese momento", decidió apuntalar la confianza de los inversores y frenar la corrida contra el banco mediante una "infusión" de capital de USD 541 millones de sus activos personales, dijo Davis. "Me dijo que sólo hiciera un asiento contable sin soporte", dijo Davis en un testimonio ante el Juez de Distrito de EE.UU. David Hittner.

"¿Cómo le iban a pagar a los depositantes con un asiento contable?", Preguntó Hittner. "Era sólo para detener a los retiros y obtener más suscripciones de CDs?" Davis respondió que ese era el plan.

En Estados Unidos los reguladores de valores comenzaron a presionar para que Stanford presentara el detalle de la documentación de la cartera de inversiones del banco. Sin embargo, Stanford había inventado una manera de inflar los valores de los bienes raíces y participaciones en inversiones de capital privado para "tapar el agujero" entre los activos declarados y los reales del banco, afirmó Davis.

Davis mostró a los jurados la forma en que Stanford revaluó el valor declarado de algunos bienes inmuebles ubicados en Antigua en más de un 5.000 por ciento a US $ 3,2 billones a finales de 2008, cuando los valores de la propiedad inmobiliaria "iban cayendo en picada."

Stanford continuó entreteniendo a los clientes potenciales de CD con viajes pagados a su banco de Antigua en uno de sus jets privados hasta el mes antes de que los reguladores intervinieran la operación en febrero de 2009 bajo la sospecha se trataba de una estafa piramidal, dijo Davis.

"Fue un programa muy eficaz" para atraer a nuevos inversionistas, dijo Davis, citando de Stanford. "Me dijo que no había un viaje pagado a clientes que no hubiera aportado nuevas ventas de CDs." Los gastos de viaje de los inversores, así como el costo de los jets privados, fue financiado con el dinero tomado de los depositantes de otros CD, declaró Davis. "El dinero del banco fue utilizado para pagar por todo", dijo a los miembros del jurado.

Davis dijo que Stanford recompensaba a los mejores vendedores de CDs con un programa de incentivos presentado a finales de 2000. El banco disponía de una liquidez apenas suficiente para cubrir las amortizaciones de CDs, mientras que Stanford le prestaba a Stanford millones de dólares para financiar en secreto sus otros negocios y gastos personales, dijo Davis. Los mejores vendedores eran premiados en las reuniones trimestrales en las que se ofrecía un "gran espectáculo tipo Hollywood, con mucha chispa, emoción, sketches, videos y oradores especiales", declaró Davis. Los nuevos incentivos y la competencia entre una oficina de ventas "causó una proliferación de las ventas de los CDs. Pasaron de miles se venden a cientos de miles vendidas por trimestre ", según reportó Bloomberg Businessweek.

2 comentarios:

  1. 3,2 billones?...Seran 3,2 millardos...Estas escribiendo en castellano no en ingles...

    ResponderEliminar
  2. Que molleja y dicen que los maracuchos son picaros y marañeros!

    ResponderEliminar