lunes, 6 de febrero de 2012

Según James Davis, CFO de Stanford International Bank, el banco fue un fraude desde el día 1

VenePirámides
El testigo estrella contra R. Allen Stanford - su ex director financiero, compañero de la universidad y cómplice en el fraude - tejió una historia sobre dos décadas de informes financieros fabricados.

"Mentí acerca de la veracidad de la situación financiera de Stanford International Bank Limited", dijo James Davis, rindiendo testimonio en el Tribunal en el que se lleva a cabo el juicio. "¿Por qué?" preguntó el fiscal William Stellmach. "Yo quería complacer al señor Stanford", dijo Davis. "Fuí un cobarde. Más adelante, fuí codicioso. Lo lamento".

Davis, de 63 años, se declaró culpable de tres cargos de delitos graves que conllevan una pena total de hasta 30 años de prisión. Está cooperando con el gobierno.

Davis dijo que las operaciones de Stanford eran fraudulentas ya en 1988, cuando los posibles clientes expresaron su preocupación por la seguridad del dinero que invirtieron en certificados de depósito emitidos por The Guardian International Bank en Montserrat. Stanford creó el "British Insurance Fund" en respuesta a esas preocupaciones, pero Davis describió a la compañía como un "dispositivo de la comercialización." Él nunca vio ninguna evidencia de que British Insurance Fund cobrara las primas o indemnizara los siniestros, declaró Davis. Se enteró que el British Insuranse Fund era un fraude cuando Stanford lo mandó a Londres para enviar por fax un documento desde las oficinas de la "aseguradora" a un potencial cliente de Stanford. Davis dijo que las oficinas de la "aseguradora" sólo contenían una silla, un escritorio y una máquina de fax.

Stanford mudó el banco off-shore a la vecina isla de Antigua dos años más tarde y le cambió el nombre de Stanford International, dijo Davis, añadiendo que hizo le un préstamo de US $ 40 millones al gobierno de Antigua que nunca fue pagado.

En 1991, Davis dijo, descubrió que no podía dar cuenta de la mitad de los fondos del banco. Stanford le dijo que el dinero faltante se había invertido en "ladrillos y cemento" en las empresas de bienes raíces, sin dar más detalles.

Davis dijo que a veces le recordaba a Stanford que sus actividades eran ilegales, haciendo un gesto en el que Davis simulaba que sus manos estaban esposadas. Stanford se echaba a reír al ver el gesto, y Stanford le decía que lo culparía de todo si los atrapaban.

Davis pintó un cuadro en el que Stanford estaba activamente a cargo de las operaciones que los fiscales alegan engañaron deliberadamente a los inversionistas. "Tenía el dedo en el pulso de la operación", dijo Davis.

Los informes financieros indicaban el dinero recaudado por la venta de los CDs se había invertido de manera conservadora, pero Davis dijo que sólo 25 por ciento del dinero se invertía de esa manera. El resto, dijo, estaba en un fondo llamado "Tier III", que comprendía los préstamos personales a Stanford, sus negocios y propiedades inmobiliarias especulativas. Pocas personas, además de Davis y Stanford conocía el contenido de Nivel III, declaró Davis.

Se espera que el juicio dure seis semanas, según reportó el Houston Chronicle.

R. Allen Stanford canalizó millones de dólares desviados de los depósitos de los inversores a través de un "fondo para sobornos" que mantenía en una cuenta en Société Générale SA en Suiza para pagar gastos personales, inversiones privadas y sobornos a funcionarios públicos, afirmó James Davis. "Era un fondo para sobornos, se usaba para todo lo que se le antojara a Stanford", declaró James M. Davis, director del Stanford Financial Group Co. y ex-Director Financiero. "Uno de los objetivos era sacar dinero en efectivo para sobornar al regulador de Antigua, el Sr. Leroy King".

Los fiscales sostienen que Stanford desvió US$ 2 mil millones de depósitos de clientes en su sede en Antigua, Stanford International Bank, para financiar su lujoso estilo de vida y las pérdidas de sus empresas como las aerolíneas del Caribe y en el sector inmobiliario. Más de $ 40 millones se destinaron a mantener los yates y aviones de Stanford y para pagar premios en un torneo de cricket, de acuerdo a los registros presentados en el 10 º día de la prueba de Stanford en la Corte Federal en Houston.

Davis, de 63 años, dijo al jurado que a finales de 2007 US$ 130 millones habían sido transferidos desde el banco de Antigua a la cuenta de Stanford en la Société Générale. "Estos fondos provieron de los depositantes de CDs", dijo. Cuando Fiscal Asistente de EE.UU. William Davis Stellmach preguntó cuánto de este dinero había devuelto Stanford , Davis respondió: "No creo que realmente haya pagado parte alguna del dinero".

2 comentarios:

  1. quien sera mas ladron stanfor o davis?
    que firmaba todos los estados financieros que viejo tan espantoso!

    ResponderEliminar
  2. Se acuerdan de la publicidad que salia en revistas de circulacion internacional....saludos

    ResponderEliminar