lunes, 4 de abril de 2011

Interventores de Econoinvest cobran en US$ y pagan en bolívares

VenePirámides
Una semana más, otra que pasan los miles de clientes y quince cajas de ahorro con recursos retenidos en la que fuera la principal casa de bolsa del país, Econoinvest. La controversia sobre esta situación sigue sin resolverse.

Seis meses se tardaron en autorizar el acceso a los bonos que cada cliente tenía en la Caja Venezolana de Valores a su nombre. Un tiempo en el que dejaron de percibir los cupones (intereses) que le generaba el capital invertido en esos papeles.

Esperan, todos estos afectados, que no ocurra lo mismo, con las operaciones financieras denominadas reportos que quedaron pendiente al momento de la intervención, en mayo del año pasado.

Hasta ahora ya han transcurrido cuatro meses desde la fecha en que los reportos debieron pagarse. Y no se ha hecho.

Esto a pesar de que existía un respaldo de esas transacciones conformado por bonos globales de la República y petrobonos. Esos bonos en capital suman 40,3 millones de dólares.

Los emisores, representados por el ministerio de Finanzas y Pdvsa, cancelan en dólares el capital a vencimiento de esos papeles. Y además pagan en esa misma moneda extranjera los cupones que se van generando. En estos 10 meses el rendimiento arrojado por esos papeles es de tres millones de dólares.

Fuentes de la petrolera estatal y del alto Gobierno confirmaron que la República y Pdvsa han transferido al destino asignado por la juntas interventoras de las instituciones financieras, los recursos en moneda extranjera que generan las obligaciones financieras de los papeles de deuda emitidos. Entre ellas está incluida Econoinvest.

De hecho, en los próximos días de abril y en el mes de mayo están por vencerse nuevos cupones de los bonos Venezuela 2023, 2027, 2028. De todos estos papeles está conformado parte del portafolio que funcionaba como garantía de los reportos. Es decir, que la República cancelará en dólares esos intereses a nombre de Econoinvest, ahora representada legalmente por la junta liquidadora, para que ésta, como intermediario distribuya a los tenedores de esos bonos.

Sin embargo, la promesa retrasada de pago hecha a los clientes por el Superintendente Nacional de Valores, Tomás Sánchez, se fundamenta en una cancelación de esos compromisos en bolívares, a una tasa de cambio de Bs.F. 4,30 por dólar.

Los inversionistas con bonos a su nombre en la Caja de Valores corrieron con más suerte. Su tragedia fue esperar seis meses para acceder a sus papeles; pero al final de ese lapso, finalmente la junta interventora (y después liquidadora) dio la autorización para que cada inversionista cobrara los intereses que los emisores ya habían depositado, para que la Caja de Valores realizara la distribución correspondiente en cada una de las subcuentas de los clientes inscritos.

Sin embargo, esa suerte no la tuvieron todos. Aún después que casi 7.000 inversionistas ya gozan del fruto de su espera y sus inversiones, otros -unos 1.500- todavía no tienen la autorización de la junta liquidadora (Nahunimar Castillo y Orangel Godoy) para tomar los títulos, que están a su nombre, y por los que los emisores ya cancelaron los intereses respectivos en dólares con la cara Jefferson.

El desembolso que hicieron los afectados que invirtieron en Econoinvest en operaciones de reportos, unos 1.500 clientes, asciende a 22,9 millones de dólares.

El número de inversionistas aumenta al desglosar los socios de las cajas de ahorro. Econoinvest tenía unas 15 de éstas con portafolios de inversión. Cada una con un número de asociados entre 1.000 y 9.000 personas.

Varias de estas sociedades tenían transacciones de reportos por montos variados, desde algunos con Bs.F. 3 millones, hasta otras con Bs.F. 30.000.000. Ninguna ha cobrado. Algunas son públicas y está incluidas las del ministerio de Relaciones Exteriores, también la del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), la del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) y la del mismo Banco Central de Venezuela (BCV).

Es común que las cajas de ahorro activen inversiones en el mercado de valores, bajo esa estrategia de aumentar los recursos de los asociados y así los beneficios que les puede brindar esta figura.

Es que mucho de los que resultan afectados a causa de la tardía evaluación de la solicitud de acreencia son empresas, miles de personas jurídicas; pero también venezolanos de a pie, que buscaron en el incipiente mercado de valores nacional una salida a la inflación y las bajas tasas ofrecidas en las cuentas de ahorro del sistema bancario.

Incursionó mucha gente joven, aunque la masa de inversionistas está más representada por personas que ya comienzan a recorrer la tercera edad; y que apelaron a una casa de bolsa como alternativa similar a algún fondo de pensiones que les permitiera mantener el resto de los años por venir.

Desde la Superintendencia de Valores le explican a los clientes que el pago será en bolívares porque así lo establece la norma. Se refieren al reglamento de liquidación de casas de bolsa que promulgó el organismo y que fue aprobado en Gaceta Oficial, según reportó el diario El Mundo Economía y Negocios. Pero es que ese Reglamento lo dictó el Superintendente Nacional de Valores, y so le diera la gana lo podría modificar.

En esa normativa se dispone que el pago debe ser en moneda local, a la tasa de cambio actual, a Bs.F. 4,30 por dólar. Sin embargo, para abogados que asesoran a algunos de los clientes afectados esa aseveración no es acertada.

"Del análisis de los diversos convenios cambiarios vigentes promulgados por el Ministerio para las Finanzas y el BCV, se puede determinar que no existe imposibilidad legal absoluta que impida efectuar el pago en la divisa convenida", dice uno de los juristas que prefirió declarar en condición de anonimato.

"Esa conclusión se desprende de instrumentos dictados para la implementación del Régimen Cambiario actual en Venezuela, en concordancia con la Ley del Banco Central de Venezuela y el Código Civil", agrega.

Los expertos recuerdan que no existe "limitación alguna" para mantener fuera del país divisas en cuentas bancarias o la tenencia de títulos valores denominados en dólares. También reiteran que el régimen cambiario no impide el cumplimiento de las obligaciones contraídas en otra moneda distinta al bolívar.

"Nada limita mantener su disponibilidad en divisas fuera del país y aplicarlas en la forma que libremente considere", dice el experto.

Insiste en que las obligaciones deben cumplirse exactamente como han sido contraídas, y cita para tal argumento al Código Civil en su artículo 1.264.

"No puede obligarse al acreedor a recibir una cosa distinta de la que se le debe, aunque el valor de la cosa ofrecida sea igual o superior al de aquella", añade. Y por estas razones, los juristas le aconsejan a los clientes que exijan el pago en dólares.

Mientras, estos clientes con reportos en Econoinvest representan los más afectados de aquella minicrisis financiera que comenzó en diciembre de 2009 con la caída del Banco Canarias y su casa de bolsa U21 y que se llevó otras 29 empresas bursátiles más.

Los ahorristas de la banca lograron cobrar la garantía e incluso muchos ya reciben los ahorros que estaban por encima de ese respaldo. Pero los deudores de Econoinvest siguen sin cobrar su acreencia.

6 comentarios:

  1. en todo este desastre del mercado de capitales, entre otras cosas, no he entendido la postura de la Caja Venezolana de Valores, concebida justamente para mantener alejado de las custodias el riesgo sistémico de las casas de bolsa y sociedades de corretaje, de tal manera que cada cliente pudiese disponer de sus valores libremente, pues están a su nombre Viendo hoy su desempeño pasado y presente, esa institución no fue mas que un agujero negro de gastos, para mantener funcionarios que nunca han entendido su función en el Mercado de Capitales. Sin dudas, la CVV ha actuado como cómplice necesario para la estafa colectiva implementada por la SNV, el ejecutivo en general...y orquestada por quien?

    ResponderEliminar
  2. en todo este desastre del mercado de capitales, entre otras cosas, no he entendido la postura de la Caja Venezolana de Valores, concebida justamente para mantener alejado de las custodias el riesgo sistémico de las casas de bolsa y sociedades de corretaje, de tal manera que cada cliente pudiese disponer de sus valores libremente, pues están a su nombre Viendo hoy su desempeño pasado y presente, esa institución no fue mas que un agujero negro de gastos, para mantener funcionarios que nunca han entendido su función en el Mercado de Capitales. Sin dudas, la CVV ha actuado como cómplice necesario para la estafa colectiva implementada por la SNV, el ejecutivo en general...y orquestada por quien?

    ResponderEliminar
  3. y los bonos cambiarios que ?

    ResponderEliminar
  4. El decreto de pago a Bs. 4.3 fue posterior al cambio de "reglas" por el hamponcito Sanchez. Sospecho las de la CVV fueron soprendidos en su buena fe, pero no me consta.

    ResponderEliminar
  5. Es una desgracia, pero lamentablemente la CVV le fue arrebatada al mercado de capitales por la banca. Estos banqueros ven ahora una gran oportunidad para acabar con un sector del mercado financiero que fue capaz de ofrecer un mejor servicio, mejores rendimientos y mayor seguridad. Si no, cómo rxplican el crecimiento de este sector (liderado precisamente por Econoinvest) en los últimos 10 años? cómo pueden explicar que este sector fue capaz de desmontar los mutuos en un lapso de 3 meses? Serían ustedes capaces de devolver sus depositos al publico en ese mismo lapso? Cómo pueden explicar que las únicas casas de bolsa donde hubo siniestralidad en el desmontaje fue en aquellas ligadas a los bancos intervenidos a finales de 2009?

    Sres banqueros, no crean que complaciendo al Sr Sanchez el Gobierno los perciba ahora como aliados. Se equivocan, ustedes son co-responsables del delito de apropiacion indebida cometido en contra de los inversionistas. Ya ustedes cavaron su propia tumba. Tienen que responder con su patrimonio y con su libertad.

    Mi recomendación a los inversionistas afectados: vamos a la CVV y a los bancos que la controlan a reclamar nuestros derechos.

    ResponderEliminar
  6. Al anonimo anterior: TIENE UD RAZON, TOTALMNENTE!!
    Tenemos una banca que desea pagar por ahorros menos del 10% anual, de ser posible sobre saldo minimo del mes al estilo aÑos 60, cobrar comisiones para todo, pretender que el cliente use medios electronicos para tener menos empleados. Y cero interes para clientes juridicos, pura cienta corriente.
    ESA ES LA BANCA VENEZOLANA, hecha para descapitalizar el ahorrista y el invesrsionista,en un ambiente de inflacion cercano al 30%. Y solo le garantizan 30000 BSF en caso de insolvencia.
    Y por otro lado cobrar mas del 30% de interes por ese mismo dinero que presta a otros clientes ademas de sus continuas colocaciones en rentabilisimos bonos del estado.
    Las casas de bolsa, en particular aquellas NO LIGADAS A LA BANCA, ofrecieron al usuario productos financieros modernos, donde se preservaba el capital, donde se beneficiaba el inversionista, donde se ganaba hasta 40% anual en bonos y 20% en mutuos. Y CON GARANTIAS REALES en bonos dolarizados de la republica!!! El desmontaje de mutuos fue la mejor prueba de que las garantias existian, y bien liquidas y reales. Por eso no dejo fondos en bancos, prefiero cualquier tipo de bono o papel del estado o privado. Solo lo minimo para pagar en linea la luz, el telefono, tarjeta de credito y los gastos basicos.

    ResponderEliminar