sábado, 9 de octubre de 2010

El Mercado de Valores sufre las consecuencias de una pésima reforma legal y la ineptitud del Superintendente

VenePirámides
La reforma de la Ley del Mercado de Valores se ha convertido en una fuerte preocupación para la nueva Superintendencia Nacional de Valores y para el Ministerio de Planificación y Finanzas que no han logrado reorganizar el sistema en vista de las lagunas legales que la normativa presenta; situación que ha retardado la elaboración del reglamento.

Las casas de bolsa y sociedades de corretaje que siguen intervenidas no tienen conocimiento formal de cuál será su destino. Extraoficialmente se supo que Tomás Sánchez, Superintendente Nacional de Valores, aseguró que serían liquidadas aún cuando no se les encontrara ninguna irregularidad, lo que ha motivado que las demás empresas que prestaban funciones en el desaparecido Mercado de Capitales sospechen que ese también será su destino.

En el caso de Econoinvest, la casa de bolsa más grande que había en el país, la junta interventora finalmente autorizó la semana pasada el traslado de los títulos a la Caja Venezolana de Valores, pero los clientes todavía no saben con exactitud cuál es el mecanismo para recuperar sus inversiones. También debido a la lentitud del proceso a los ex empleados de la institución no les han cancelado los compromisos laborales.

Muchas licencias para operar casas de bolsa y sociedades de corretaje continúan vigentes, pero al parecer estas instituciones no tienen interés en continuar operando bajo el nuevo régimen legal, el cual estipula que en caso de que el Ejecutivo decida intervenirla, el directivo es el responsable (aún cuando no sea el dueño) y debe responder con su patrimonio.

Trascendió que las únicas casas de bolsa que quedarán en funcionamiento serán las de la banca, pues el Gobierno, incluso con la reforma de la ley, necesita dejar una ventana abierta para que estas entidades puedan colaborar con ellos en la colocación de bonos; de eliminarse los bancos se quedarían sin la estructura y el personal requerido para llevar a cabo estas operaciones, según reportó el diario El Nacional (por suscripción).

Una fuente del sector, que pidió no mencionar su nombre, dijo que existen "algunos baches" dentro de la legislación, pues la ley excluye los papeles del Estado. De manera que cuando se cree la esperada Bolsa Pública cualquier institución financiera puede venderle un título de la República a otra sin tener que pasar por el corro estatal.

Esto beneficia los bancos, porque a fin de mes podrían colocar en sus balances los precios de los bonos. Esto indica que para poder poner en funcionamiento la normativa se debe reformar otra vez, agregó.

El proceso ha reflejado un gran desorden en los organismos encargados de liderar los cambios. La papelería y los funcionarios que acuden a las casas de bolsa y sociedades de corretaje siguen haciéndolo a nombre de la extinta Comisión Nacional de Valores. Su portal en Internet también continúa sin variante alguna.

3 comentarios:

  1. Esto es solo la tapa del ataúd. El mercado de valores venezolano viene muriendo desde hace años, ayudado con la retrógrada LMC del '98 y el control de cambios desde el 2003.

    El hecho que nunca se desarrolló, ni se estimuló o se le confirieron derechos a una "clase de inversionistas" hizo que estos carecieran de capital político a la hora de que se tomaran decisiones trascendentales con respecto a la estructura del capital en Venezuela.

    Chavez solo le puso punto final al proceso. Mató a un muerto.

    ResponderEliminar
  2. los bancos, en su mayoria, no cuentan con personal de atencion al cliente en agencias, debidamente formados y preparados para atender operaciones vinculadas con titulos valores. Intentar cambiar de agente custodio de una casa de bolsa a un banco (algo obligatorio segun mandato de la Superintendencia Nacional de Valores), resulta en algunos casos, en una explicacion detallada del cliente al funcionario o empleado bancario, quienes en su mayoria, no entienden de que se les esta hablando, y posiblemente, en una negativa a aceptarlos en custodia por su desconocimiento. Solicitar un prestamo con garantia de un titulo valor (incluso aquellos emitidos o avalados por la nacion o PDVSA), ni hablar, la gran mayoria de los bancos no los aceptan como garantia, al menos que se trate de nuevas emisiones y que sean adquiridos a traves del mismo banco. Es decir, algo que anteriormente fluia de forma expedita con las casas de bolsa y sociedades de corretaje, se ha convertido ahora en algo practicamente imposible de concretar. Sera posible que lleguemos a tener un mercado de valores medianamente decente, a pesar de que el mercado de capitales o valores colide en muchos aspectos con la politica de este gobierno ? Estaran los bancos interesados en que se apoye a este sector, o por el contrario, son los primeros interesados en que desaparezca y quedar como unicos actores?

    ResponderEliminar
  3. El mercado de valores sufre de los guisos de Reinaldo Vicentini y Eduardo Gomez (UNICA SC)con los guisos de Jean Paul Rivas en pdvsa.......

    ResponderEliminar