martes, 12 de enero de 2010

El caso Rosemont visto por la Association of Certified Anti-Money Laundering Specialists (ACAMS)



VenePirámides
La revista de la Association of Certified Anti-Money Laundering Specialists (Asociación de Especialistas Certificados en la Prevención de Lavado de Dinero) publica en su revista del mes de Diciembre de 2.009 un interesante artículo titulado “Financial swap in Venezuela and the Rosemont case”, que traducimos y resumimos para ustedes:

Si alguna vez un procedimiento judicial de los Estados Unidos de América tuvo un impacto en el mercado financiero venezolano, sería sin duda el caso conocido como Rosemont. Como parte de la investigación judicial iniciada contra uno de los directores de la empresa estadounidense que lleva ese mismo nombre, las autoridades judiciales congelaron y/o confiscaron decenas de millones de dólares derivados de actividades financieras iniciadas en Venezuela. A continuación trataremos de demostrar, entre otras cosas, las condiciones que dieron lugar al nacimiento del negocio financiero conocido como "swap" (permuta), las decisiones tomadas por los departamentos de cumplimiento en los bancos internacionales, debido a la utilización - por instituciones financieras venezolanas- de la novedosa actividad financiera, las razones que llevaron a la creación de una empresa como Rosemont P Corporation, y por qué las empresas legítimamente constituidas en Venezuela se vieron obligadas a contratar a Rosemont para que pudieran seguir operando normalmente en Venezuela y en los mercados financieros internacionales.

El sistema totalmente nuevo y poco ortodoxo de los “swaps” (permutas) de títulos valores aplicado en Venezuela es la única válvula de escape para cualquiera que necesite para la compra de divisas legalmente sin pasar por el engorroso sistema de CADIVI para tratar de detener la fuga de divisas. En términos generales, podemos decir que esto es lo que se conoce como el "mercado de permutas."

Con los años esta alternativa "legal" se ha convertido en la principal fuente de divisas para el sector privado en Venezuela y, aunque no hay estadísticas oficiales disponibles, se estima que más de USD 80 millones se negocian cada día. El crecimiento espectacular y sostenido del mercado de permutas significa que las empresas de corretaje de valores han experimentado un aumento considerable en su volumen de transacciones financieras, tanto en el número de operaciones como en los montos involucrados en cada operación. Esto ha disparado las alarmas de los servicios de cumplimiento de los bancos internacionales que, por encontrarse frente a un sistema no tradicional, tuvieron que aplicar medidas para controlar y verificar la legalidad de este tipo de operaciones.

En muchos casos el principal efecto fue que los bancos cerraron las cuentas de las sociedades de corretaje de valores y empresas que realizan estos tipos de operaciones; en otros casos, los bancos redujeron el número de operaciones que estas empresas podrían realizar con sus cuentas por día, y muchos bancos simplemente se negaron a abrir cuentas a las instituciones financieras para realizar operaciones de permuta. Esta situación se sigue produciendo en todos los niveles en los bancos internacionales, ya sea porque sus departamentos de cumplimiento o las correspondientes entidades bancarias más importantes en el mundo han sugerido hacerlo.

A la vista de este escenario, apareció una empresa en el mercado financiero venezolano que ofrecía una solución a estos problemas a medidados del 2008: Rosemont P Corporation. Rosemont se constituyó en Florida, Estados Unidos de América, y entre sus directores figuran personas con vasta experiencia en el mercado financiero venezolano venezolano e internacional. Cuando la empresa empezó a ofrecer sus servicios tenía una licencia expedida por la Oficina de Regulación Financiera y la Comisión de Servicios Financieros del Estado de Florida, autorizándola para que operara como intermediario entre Estados Unidos y las instituciones financieras internacionales. A la luz de las dificultades y limitaciones de un gran número de sociedades de corretaje de Venezuela para operar directamente con los bancos internacionales, Rosemont P Corporation se presentó a sí misma como la gran solución, ya que no sólo se ofrecía servicios de intermediación, lo que garantiza que estas empresas podría operar sin limitación (en cuanto al número y el importe de las transacciones) con un banco estadounidense muy conocido pero que, además, también ofrecía transacciones rápidas y seguras. Todo a cambio de honorarios pre-establecidos.

Las empresas pagaron por la "creación" de los clientes en el sistema de P Corporation Rosemont, por los servicios de "cumplimiento" que esta empresa supuestamente llevaba a cabo (en adición a el “cumplimiento” que las empresas ya efectuaban en Venezuela), y cobraba por cada transacción llevada a cabo y por cualquier servicio adicional que cualquiera de sus clientes tenía que hacer con el banco. Como puede verse, las empresas que contrataron los servicios de Rosemont P Corporation estaban convencidas de que esta empresa era sólida, experimentada, con personal calificado y un cierto prestigio en el mercado financiero nacional y que, además, tenía la licencia necesaria para prestar los servicios que ofrecía. El buen perfil de Rosemont P Corporation, junto con la necesidad de las sociedades de corretaje de llevar a cabo sus operaciones sin ningún tipo de limitación en relación con el volumen de transacciones, condujeron a docenas de empresas financieras venezolanas a Rosemont P Corporation .

En la medida en que pasaban los meses, la compañía demostró cumplir lo que ofrecía: cumplimiento de transacciones de manera rápida y segura a través de un sistema electrónico conectado directamente con el banco. El resultado fue que más y más empresas contrataron Rosemont. En la práctica, Rosemont actuó como el titular de una cuenta bancaria abierta en el Banco y cada uno de sus clientes que contrataba sus servicios tenía una sub-cuenta, que eran manejadas independientemente y sin intervención alguna de Rosemont.

¿Qué escondía Rosemont P Corporation? Aunque parecía que las sinergías alcanzadas entre Rosemont y las empresas financieras de Venezuela o de sus relacionadas en el extranjero eran perfectas, esta empresa estadounidense había emprendido una serie de acciones que no dió a conocer a sus clientes; las consecuencias de estas acciones pondrían fin a los cómodos servicios que ofrecía.

Uno de los acontecimientos más graves que tuvieron lugar en esta relación contractual y de servicios entre Rosemont y sus clientes es que la empresa registró, sin el consentimiento de sus clientes, más de 50 empresas con el nombre de Rosemont Corporation, sustituyendo la letra P en el nombre original de la compañía con otras letras o números en los nombres de las demás empresas. Por ejemplo, se constituyeron empresaas con los nombres de Rosemont A Corporation, Rosemont B Corporation, Rosemont D Corporation, etc. Simultáneamente, cada una de estas empresas de registró el nombre comercial de las compañías financieras que habían contratado los servicios de Rosemont P. Corporation como "nombre ficticio o denominación comercial" con la División de Corporaciones del Estado de Florida.

Era sólo una cuestión de tiempo que una cuenta en un gran banco de gran comercial de los Estados Unidos en el cual se manejaban más de 50 cuentas, con movimientos diario a menudo en exceso de los USD 80 millones, distribuidos en más de 300 operaciones diarias, llamara la atención de las autoridades, especialmente la Drug Enforcement Administration (DEA). La agencia, después de evaluar los movimientos financieros en las cuentas, se comunicó con uno de los directores de Rosemont a través de un agente encubierto y, según los comunicados de prensa, el director supuestamente colaboró para llevar a cabo tres operaciones financieras que aparentemente involucraron el lavado de dinero obtenido mediante el tráfico de drogas. Los detalles de estas operaciones aún no han sido divulgados - porque es parte de una investigación en curso, pero podemos decir que como resultado de esta investigación, los fondos que Rosemont P Corporation – y todas las entidades financieras que había contratado los servicios de esa empresa – y que habían depositado en un banco en la jurisdicción EE.UU., fueron congelados y/o confiscados.

¿Qué tipo de responsabilidad tienen los clientes de Rosemont en relación a cualquier actividad ilegal en la que uno de sus directores estuvo involucrado? Uno puede suponer que las autoridades de EE.UU. hicieron la suposición a priori de que todas las sub-cuentas en poder de Rosemont-aunque establecida con diferentes nombres – eran manejadas por Rosemont, y que los fondos mantenidos en las subcuentas pertenecían a esa empresa o al menos se presume que estaban bajo su responsabilidad. Como hemos visto a lo largo de esta explicación, aunque puede ser una deducción lógica, no es correcta, pues el dinero que estaba en las sub-cuentas no pertenecía a Rosemont o a sus directores, y Rosemont no tenía poder de decisión sobre el manejo de los fondos depositados en las subcuentas, ya que el dinero provenía directamente de las opera de permuta llevadas a cabo por intermediación real de las sociedades de corretaje de valores organizadas en Venezuela.

Consecuencias sufridas por las empresas financieras en Venezuela
La congelación y/o confiscación por las autoridades de EE.UU. de millones de dólares que había sido colocada por las sociedades de corretaje de Venezuela y sus relacionadas en el extranjero en las subcuentas abiertas en el banco a través de Rosemont P Corporation ha sacado a muchas empresas del mercado de permuta, las cuales han tenido que responder a sus clientes con su propio capital.

Lo que parecía al principio ser la "solución perfecta" para un gran problema operativo terminó convirtiéndose en la peor situación financiera que estas empresas venezolanas pudieron haber imaginado, pues fueron arrastradas involuntariamente a un caso que fue provocada por circunstancias en las que no tuvieron participación. Las empresas que continuaron operando en el mercado de permuta se enfrentan a diario a otro problema: los departamentos de cumplimiento de los bancos tienen una lista de compañías que piensan están relacionadas con Rosemont y se considerarán empresas "fantasmas". Esta deducción lógica se deriva del hecho de que Rosemont registró los nombres comerciales de las entidades financieras que contrataron sus servicios como "nombres ficticios o denominaciones comerciales" con el Departamento de Corporaciones del Estado de Florida. Por esta razón, cuando una empresa financiera involucrada en este tipo de transacciones envía fondos de uno de sus clientes a cualquier banco, el departamento de cumplimiento debe comprobar si la operación se refiere a una de las empresas con un "nombre ficticio" creado por Rosemont en el Estado de la Florida o si es de una de las empresas registradas legalmente en Venezuela o en cualquier otro lugar del mundo.

Se debe recordar que los nombres registrados como "ficticios" en Florida por Rosemont, lamentablemente, son idénticos al nombre comercial asignado a la entidad legalmente organizada, sea una casa de bolsa o sociedad de corretaje, que no tienen a Rosemont ni a ninguno de sus accionistas o directores entre sus propios directores o accionistas. Las sociedades de corretaje venezolanas deben dar a diario largas explicaciones y demostrar con documentos que las operaciones que están realizando en el mercado financiero internacional se refieren a empresas venezolanas legítimamente constituidas y operadas, y no a empresas "fantasma" creadas por las empresas Rosemont en Florida.

Debemos tomar en consideración de que las empresas de corretaje de valores organizadas en Venezuela son reguladas en ese país por la Comisión Nacional de Valores, que exige que todas estas empresas tengan sus propios departamentos de cumplimiento, que la mayoría de ellas cumplen las obligaciones de realizar la diligencia debida y que la legislación venezolana considera un delito tanto el lavado de dinero procedente del tráfico de drogas y cuestiones conexas y delitos relacionados con la delincuencia organizada. Si comprendemos que, como consecuencia de un sistema jurídico que limita y restringe la libre convertibilidad de la moneda, el mecanismo de la permuta fue creado en Venezuela y que, aunque lejos de ser habitual, es legal bajo la legislación de ese país, suponemos que los departamentos de cumplimiento de los bancos reaccionaron para defender sus intereses y los de sus clientes.

El clima político turbulento que ha existido en Venezuela desde hace varios años ha provocado, entre otras cosas, la escasa cooperación de las autoridades de ese país con los organismos internacionales que combaten el narcotráfico y el crimen organizado. Esto, junto con la corrupción existente y un sistema judicial débil justifican en gran medida que las instituciones financieras internacionales tengan miedo de trabajar con las empresas venezolanas o sus filiales en el extranjero, que lleven a cabo operaciones que les parecen extrañas. Sin embargo, en un mundo que está en constante transformación y en el cual el mercado financiero está sufriendo cambios frecuentes, los funcionarios encargados de hacer cumplir las normas en materia de prevención y control de lavado de dinero están en la obligación de esforzarse más para comprender las novedosas modalidades de cambio de moneda. La permuta es un instrumento que, a pesar de sus limitaciones y riesgos, sigue siendo un método legal para llevar a cabo operaciones en Venezuela. Es bastante fácil evitar que las empresas financieras de Venezuela o sus filiales en el extranjero lleven a cabo estas operaciones a través de bancos internacionales, y tal vez las autoridades deben tratar de comprender este nuevo tipo de operación y sus riesgos: esta cuestión, sin duda, acabará enriqueciéndoos con las habilidades para detectar las fortalezas y debilidades existentes en este tipo de operaciones.

José A. Monteiro Da Rocha, Lcdo., Especialista en Derecho Civil, Profesor Universitario, Caracas, Venezuela, juridico4@gmail.com

1 comentario:

  1. Estimado Sr. Madoff:

    Uno de los directores de la empresa Rosemont, Remberto Uzcategui de la Cabada tiene en su haber serias estafas a los venezolanos desde años atras. Entre sus empresas se encuentra Arbitrajes Financieros (ARfi, Arfinca, VEx) las cuales a espaldas de la CNV y de Sudeban operaban como agentes corresponsales de otro banco extranjero quien operaba sin permiso en el pais. Luego estos fondos los invertian en la bolsa sin autorización de los clientes hasta que acababan con todos los recursos. Tienen propiedades en Miami a costa de venezolanos que han quebrado Espero que pronto la justicia internacional ponga a gente asi tras las rejas, ya que tanto daño han ocasionado. Agradecemos a cualquiera que tenga información sobre este sujeto.

    ResponderEliminar