miércoles, 18 de abril de 2012

Chávez empapela aceleradamente a la banca, que está entre la espada y la pared

VenePirámides
El precio de la cesta venezolana registra un elevado promedio de 112 dólares el barril en lo que va de año, pero la expansión del gasto es de tal magnitud que la administración de Hugo Chávez se endeuda velozmente con la banca local.

Cada semana, el Ministerio de Finanzas vende bonos y las estadísticas oficiales indican que el portafolio de títulos del Estado de los bancos ha crecido 20% en los dos primeros meses del año y representa 100 mil 186 millones de bolívares.

En las próximas semanas el proceso se acelerará ya que para obtener recursos que permitan financiar al sector agrícola, el Gobierno le venderá a los bancos otro lote de bonos.

El endeudamiento con la banca local tiene ventajas para el Gobierno. Las facturas están en bolívares y las próximas devaluaciones disminuirán la carga, mientras que, en caso de emergencia, será sencillo acordar un refinanciamiento.

Además, los bancos públicos, que están bajo el mando del Ministerio de Finanzas, son los principales compradores de la deuda y tienen en sus balances 53% de todos los bonos.

Al mismo tiempo que la banca pública ha pasado a ser una importante fuente de recursos, el Gobierno la ha convertido en la principal receptora de los depósitos del Estado.

Las cifras oficiales indican que al cierre de abril el rompecabezas financiero que controla el Gobierno concentra 73% de los recursos que el Estado tiene en la banca compuesto por dinero de ministerios, alcaldías y gobernaciones.

La acelerada recepción de depósitos oficiales, ha creado en los bancos públicos excedentes de liquidez que solo pueden ser colocados en los bonos que Finanzas vende semanalmente.

Así, el Gobierno termina endeudándose para recibir como préstamo los mismos bolívares que los organismos del Estado depositan en las entidades.

Si bien en términos del tamaño de la economía la deuda total de la República, incluyendo Pdvsa y los compromisos en dólares, equivale a 53% del PIB, magnitud que aún no es desmedida, analistas dicen que las facturas por pagar crecen velozmente en medio de un boom de altos precios del crudo.

Un factor a tomar en cuenta es que el servicio, es decir, lo que paga el país en intereses y vencimientos aumentará de manera considerable una vez que el Gobierno recurra a una nueva emisión de bonos para cancelar la deuda que tiene el Estado con los trabajadores públicos por atraso en el pago de las prestaciones sociales.

Cálculos de Síntesis Financiera indican que si el Gobierno emite bonos por 66 mil millones de bolívares, a una tasa de interés de 18%, el servicio de la deuda aumentaría 50%, según reportó el diario El Universal.

3 comentarios:

  1. No a Chávez, no a Kichner, no a Correa, no a los Volivarianos, SÍ a sus pueblos y gentes engañadas y sencillas.

    ResponderEliminar
  2. Por favor, poned en el encabezado, revolución, suena mal con 'B'. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ah! Perdón, a lo mejor queréis decir 'Robolución' proveniente de 'Robot', no sé, da lugar a dudas, si es así pido perdón. Gracias.

    ResponderEliminar