jueves, 11 de junio de 2009

Los tesoros de las oficinas de "Sir" Allen Stanford son rematados en un galpón en Ft. Lauderdale



Qué es lo que queda cuando una empresa financiera de alto perfil quiebra? Pase por el almacén de de AMC Liquidators en Ft. Lauderdale, Fl. para averiguarlo.

Allí, el mobiliario enchapado en oro y las suntuosas obras de arte de la oficina de Miami de Stanford Financial Group están en venta meses después del colapso del imperio de “Sir” Allen Stanford, en medio de una investigación que abarca desde el Caribe a Texas. Entre el inventario destacan mesas con tallas exóticas con topes de mármol y flores pintadas a mano, esculturas de águilas de bronce listas para matar a su presa, tapices franceses para colgar en la pared mostrando a la realeza francesa a caballo, reportó el Miami Herald. ”Una gran parte de su mobiliario es digno de la realeza. Creo que se tomó muy en serio a sí mismo,” dijo Pamela Grimme, que ayuda a su esposo, Michael, en la gerencia de AMC. “Tenía un título nobiliario, ¿no?”

AMC espera beneficiarse del colapso de Stanford a medida que vende el mobiliario y obras de arte, que se estima podrían venderse hasta por unos USD 2 millones. Estos objetos fueron removidos de los pisos 12, 21, 26 y 27 de un rascacielos de Miami ubicado en el 201 South Biscayne Boulevard que Stanford alquilaba para el funcionamiento de sus oficinas. Las oficinas fueron desocupadas en medio de uno de los colapsos corporativos más notables de la crisis financiera.

AMC removió mobiliario y obras de arte que ocuparon 24 camiones, dijo Michael Grimme, quien trabajó durante toda una noche para vaciar el espacio. AMC normalmente paga una fracción mínima del valor de los muebles no deseados, a cambio de la absorción de los costos de la mudanza; Michael Grimme no quizo revelar cuánto pagó por los miles de objetos, pero en todo caso el precio lo recibió el arrendador del inmueble como compensación por los cánones de arrendamiento que Stanford no pagó.

“Creo que la inversión que esta empresa hizo en objetos de arte es simplemente ridícula”, dijo Pamela Grimme. “Tenemos obras de arte originales provenientes de las oficinas de Stanford. Da miedo pensar en qué invierten el dinero de los depositantes.”

2 comentarios:

  1. que asco senores,no quiero hacer mas comentario hoy pq sinceramente me imagino los buitre de la raza,arrastrando materia,bajeza,maleza que son,habiendo tenido todo mis ahorros en stanford,siento yo,victima,una gran pena,por estos buitres,pq mi conciencia esta tranquila.

    ResponderEliminar
  2. Esto es un asco.Nunca imaginè que mi dinero lo tenia un Muerto de Hambre, Timador , Recienvestido. Maldito!!!!!!!

    ResponderEliminar