miércoles, 22 de julio de 2009

La SEC pide al Juez que limite los poderes del Síndico Janvey para demandar a los inversionistas

De acuerdo con la SEC, el Síndico del Grupo Financiero Stanford, Ralph Janvey, debe ser despojado de su poder para demandar a los inversionistas con el objeto de recuperar el capital e intereses pagados por los CD’s de Stanford International Bank (SIB), reportó Bloomberg.

La SEC solicitó al juez federal que supervisa las demandas civiles contra el Grupo Financiero Stanford que bloquee las iniciativas de Janvey para ejercer los llamados “clawbacks” (demandas para recuperar capital e intereses pagados por los CD’s con fondos frescos de otros depositantes) contra los inversores que han perdido millones de dólares en certificados de depósito comprados a Stanford International Bank Ltd., el banco de Antigua en el epicentro del fraude.

"La SEC no acostumbra demandar a las víctimas inocentes de los fraudes tipo Ponzi para que devuelvan el capital, y se aplica mucha discreción y consideración antes de presentar reclamos en contra de víctimas para que reintegren los pagos de intereses recibidos", dijo el funcionario de la SEC David Reece, en documentos presentados ayer en la corte federal en Dallas.

La SEC "no tiene conocimiento de ninguna razón de peso para que Janvey persiga a los inversores de Stanford”, dijo.

Janvey demandó a cinco inversionistas de SIB la semana pasada con el objeto de recuperar USD 3 millones. En un informe presentado el mes pasado, Janvey dijo que espera recuperar tanto como USD 196 millones procedentes del rescate de CD’s.

La solicitud de la SEC para limitar los poderes de Janvey es la tercera que recibe el Juez en ese sentido de parte de funcionarios gubernamentales y del representante de los inversionistas.

2 comentarios:

  1. Bernardo: Porque el BNC no pago a ninguno de los interventores por la compra de Stanford Venezuela? Donde fue a parar ese dinero?

    ResponderEliminar
  2. La primera subasta de Stanford Bank Venezuela, en la que había una prima por la compra de la operación, quedó desierta. En otras palabras, los oferentes opinaron que el "valor" de la operación era inferior al de la prima más la re-capitalización requerida.
    En la segunda subasta se obvió el requisito de la prima, que es lo que hubiera correspondido al propietario, el Grupo Financiero Stanford, y sólo se dejó el de la re-capitalización, pues el banco tenía un agujero contable en su patrimonio.
    En consecuencia, de la venta de Stanford Bank Venezuela no se recuperó nada para el Grupo Financiero Stanford ni para los depositantes de Stanford International Bank.

    ResponderEliminar