miércoles, 30 de enero de 2013

Devaluar al menos a VEF 9,22 por USD se requiere para cuadrar las cuentas

VenePirámides 
La combinación de tipo de cambio estático con una inflación que más que cuatriplica a la de Estados Unidos y el resto de América Latina, crea la sobrevaluación de la moneda, un desequilibrio donde los productos importados son más baratos que los elaborados en el país y por tanto las compras en el exterior se disparan. Cuando el desequilibrio alcanza niveles importantes la alta demanda de divisas es imposible de satisfacer, las empresas disminuyen la producción ante la competencia de las importaciones baratas y el Gobierno no tiene más alternativa que devaluar la moneda. Si bien históricamente Venezuela ha sufrido de sobrevaluación porque la renta petrolera permite mantener fijo por mucho tiempo el precio del dólar a pesar de que el resto de los artículos de la economía se encarece, en estos momentos el desajuste es sumamente alto. 

Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, precisa que para corregir por completo la sobrevaluación el Gobierno tendría que colocar al tipo de cambio oficial, que actualmente se ubica en 4,30 bolívares por dólar en 9,22 bolívares, es decir, un aumento en el precio del billete verde de 114%. El lunes de esta semana el ex ministro de Finanzas, Rodrigo Cabezas, afirmó que "lo ideal es que podamos tener un manejo del tipo de cambio para darle competitividad a nuestra economía en el campo internacional, y esto es mediante procesos de exportación, de industrialización, de resto sería recurrir al mecanismo que en los últimos treinta años se ha hecho de hacer devaluaciones para mejorar los ingresos fiscales y han tenido siempre impacto inflacionario". Sin embargo, todo indica que no hay manera de devaluar para favorecer la competitividad sin encarecer el precio de los productos importados y acelerar la inflación. Otro factor a tomar en cuenta es que una devaluación como medida para impulsar las exportaciones distintas al petróleo no tendría efecto inmediato y en el pasado ha producido pocos dividendos en un entorno en que controles de precios y baja inversión en el sector privado frenan la producción nacional. 

El gabinete económico analiza escenarios de devaluación como una manera de cuadrar el déficit que existe entre los ingresos y los gastos del Gobierno que asciende a 16% del PIB de acuerdo con proyecciones de Barclays Capital y Bank of America. La devaluación de la moneda se traduciría en más bolívares por cada petrodólar y es el mecanismo que la administración de Hugo Chávez ya utilizó en 2010 para superar el desequilibrio en las cuentas públicas. No obstante, en un entorno político donde la enfermedad del Presidente Hugo Chávez podría forzar a realizar elecciones en el corto o mediano plazo el Gobierno podría retrasar los ajustes económicos. Asdrúbal Oliveros considera que "si el Gobierno opta por diferir los ajustes cambiarios seguramente lo que vamos a ver es mayor endeudamiento, en bolívares a través de la emisión de bonos y letras del tesoro y en dólares con nuevos créditos de China". Añade que "esto disminuye el costo político pero tendría riesgos de escasez porque no hay suficientes dólares para repartir a 4,30 bolívares, los fondos ahorrados en el exterior cayeron 36% desde 18 mil 300 millones de dólares hasta 11 mil 700 millones en 2012". El endeudamiento no permite cubrir todo el déficit, por lo tanto, el Gobierno tendría que continuar utilizando el financiamiento del Banco Central a través de la impresión de bolívares, un mecanismo que crea presión inflacionaria, según reportó el diario El Universal.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario