sábado, 12 de enero de 2013

Aumenta rápidamente el desabastecimiento como consecuencia de la falta de divisas

VenePirámides
En un entorno en el que la demanda supera la producción nacional parte de la oferta se tiene que cubrir con importaciones. Sin embargo, la insuficiencia de divisas que se registra actualmente impide mantener el ritmo de compras externas y compromete el abastecimiento de bienes. En la segunda mitad del pasado año las restricciones en el acceso a las divisas oficiales se incrementaron, por lo cual el 2013 arranca con limitaciones, que se reflejan en los anaqueles de los establecimientos. Cuando se presentaron los resultados económicos de 2012, el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Merentes, aseveró que "es necesario producir más y ser más eficientes en la distribución". Esa insistencia fue porque el pasado año un sector fundamental, como la manufactura, sólo avanzó 2,1% y las áreas clave de esa actividad, retrocedieron. La menor oferta al final se tuvo que suplir con importaciones privadas y públicas, las cuales llegaron a 56,3 millardos de dólares. Sin embargo, en esa composición de las compras externas, las públicas crecieron más que las privadas. De hecho en los últimos meses del pasado año se acentuaron las fallas en las asignaciones de Cadivi (que aprueba 70% de las divisas a las empresas) y del Sitme (que cubre 20% de los requerimientos). Y esos retrasos en la entrega de dólares ahora se hacen evidentes. 

El economista, Asdrúbal Oliveros, señala que "no hay suficientes divisas para atender la demanda del sector privado", y en ese marco, destaca que en 2012 el déficit de divisas ascendió a 11,9 millardos de dólares, y la brecha se tuvo que atender con los fondos paralelos que administra el Estado. Aunque el precio del crudo se ha mantenido en torno a los 100 dólares, ese gasto paralelo creado por el Gobierno ha impactado en la disponibilidad de los ingresos petroleros. Pdvsa solo vende al Banco Central de Venezuela el 50% de las divisas obtenidas por las exportaciones de crudo y el resto se orienta a los otros fondos que maneja el Ejecutivo. Esa distribución condiciona la actuación del ente emisor. Ante la menor venta de divisas de la estatal petrolera, las reservas internacionales, que atienden las importaciones privadas y los pagos de deuda externa, oscilan entre 25 y 29 millardos de dólares, no superan esa barrera. Por lo tanto, el margen de maniobra del BCV resulta limitado. En un contexto en el que no hay capacidad suficiente para soportar las importaciones privadas, el Central también está obligado a destinar una porción de las reservas a mecanismos como el Fonden. Asdrúbal Oliveros agrega que este año las restricciones serán mayores, y por ello, estima que las aprobaciones de Cadivi para las importaciones privadas estarán en 18,8 millardos de dólares, cuando en 2012 fueron 25,7 millardos de dólares. Añade que "el Sitme estará apretado". Por esa vía el pasado año se autorizaron más de 9 millardos de dólares para el sector privado, pero desde el cuarto trimestre las operaciones diarias no superan los 20 millones de dólares. Para garantizar más papeles en ese sistema se tienen que emitir bonos y la presión cae sobre Pdvsa. Mientras no haya decisiones sobre cómo alimentar el Sitme, las bajas asignaciones continuarán. La necesidad de aumentar la oferta ya llevó a las autoridades a recurrir al gasto paralelo para atender las compras públicas. Por esa situación, el Ejecutivo inicia el año con menos disponibilidades en ese presupuesto adicional. Según cálculos de Ecoanálitica, al inicio de 2012 en esos fondos estaban colocados 24,5 millardos de dólares, al cierre del año el saldo estaba en 12 millardos de dólares. Mientras no se asignen más divisas, la consecuencia es una menor cantidad de insumos. El también director de la firma apunta cuando "no hay suficientes dólares se afecta el abastecimiento de productos" y añade que las fallas se acentúan, porque si bien las importaciones públicas han crecido, las redes gubernamentales de distribución son ineficientes. Los requerimientos de divisas están obligando al Gobierno a buscar recursos por otras vías como el endeudamiento. Por tal motivo, ya están negociando nuevas líneas de financiamiento con China, y adicionalmente, se cuenta con el aval del Parlamento para arrancar con las emisiones de bonos de este ejercicio, según reportó el diario El Universal.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario