domingo, 20 de septiembre de 2009

Pirámide libanesa


VenePirámides
De acuerdo a las autoridades judiciales, el dinero desapareció en un esquema de la piramidal de unos USD un mil millones que ha dejado al Líbano en trance. Su autor intelectual, un hombre de negocios llamado Salah Ezzedine, fue acusado de fraude el sábado y los periódicos locales lo han bautizado como el "Bernie Madoff libanés", según reportó el New York Times. Los banqueros de ese país del medio oriente dicen que es el fraude más grande de su tipo que ese país haya visto jamás.

Pero las cifras en dólares han llamado menos la atención que los estrechos vínculos de Ezzedine con Hezbolá, el movimiento militante chiíta. Muchos de los inversores - principalmente los chiítas que viven en Beirut y las aldeas del sur - dicen los vínculos con el partido fueron la razón por la que optaron por arriesgar sus ahorros con un hombre que ofrecía rendimientos del 40 al 50 por ciento sin documentación alguna.

El escándalo ha avergonzado al partido, que se enorgullece de su reputación de honestidad y devoción desinteresada. También ha ilustrado la forma en que muchos de los chiítas del Líbano, a pesar de su ascenso de la pobreza feudal siguen, siendo en cierto modo una nación aparte. Su desconfianza de las principales instituciones del Líbano, que ha ayudado a impulsar aumento de Hezbolá como un estado virtual dentro de un estado, también parece haberlos hecho vulnerables a la estafa de Ezzedine.

"Teníamos garantías de que eran más sólidas que cualquier banco", dijo un inversionista, que al igual que otras víctimas de Ezzedine, habló sólo a condición de anonimato por temor a represalias. Cuando se le preguntó si se refería a Hezbolá, se negó a responder.

El Secretario General de Hezbollah, Hassan Nasrallah, negó en un discurso la semana pasada que el partido tuviera ninguna conexión oficial con el Sr. Ezzedine. Pero días más tarde, durante una cena de Ramadán con los partidarios de Hezbolá en la que apareció por videoconferencia, Nasrallah, reconoció que el partido en la práctica se hace responsable, y dijo que estaba montando una "red de crisis" para evaluar las pérdidas de cada inversionista . Varios funcionarios de Hezbolá perdieron dinero, y al menos uno ha presentado una demanda contra el Sr. Ezzedine.

Hay incluso solicitudes a Hezbolá para que compense a los inversorsionistas. Hasta el momento el partido ha dicho que no lo hará, y es fácil ver por qué. Las pérdidas entre los chiítas en el sur solo se cuentan por cientos de millones de dólares, y Hezbolá todavía está luchando para reconstruir las casas destruidas durante la devastadora guerra de un mes con Israel en 2006.

El Sr. Ezzedine, de 49 años, sigue siendo una figura misteriosa. Fue mejor conocido como el propietario de Dar el-Hadi, una editorial que se especializa en títulos religiosos basada en el corazón de Dahieh, un suburbio chiíta del sur de Beirut. Más recientemente, en 2007, fundó Al Mustathmir, una institución financiera con sede en Beirut, que se centró en la gestión de dinero. Era conocido como un hombre profundamente religioso y caritativo, con un don para ganar la amistad de la gente.

Todavía no está claro qué pasó con el dinero, según un funcionario judicial con conocimiento del caso que habló en condición de anonimato. Ezzedine, que está en la cárcel en espera de juicio, dice haber invertido en metales, petróleo y otras materias primas en África y el Oriente Medio, según varias personas que le conocían.

1 comentario:

  1. Creo que en una de las paginas de este blog ( no recuerdo la fecha) se comento como funcionaban estos estafadores, y uno de esoss aspector era rodearse con personalidades politicas, en este caso con personas que representan politicamente en esa localidad en el caso de Stanford con politicos del partido republicano y democratas, es decir, con el expresidente de USA, con la representante del partido democrata, con Clinton, en fin, mientras mas allegado sea el personaje con figuras politicas mas cuidado hay que tener, esta es una regla que hemos aprendido

    ResponderEliminar